Qué son los ataches de Invisalign y en qué casos se utilizan

Los ataches son piezas de composite, de alta precisión y de diferentes formas y tamaños, que se fijan de forma temporal a determinadas piezas dentales durante el tratamiento Invisalign. Estos pequeños relieves miden entre 1 y 3 mm y ayudan a que los dientes realicen movimientos muy precisos que solo con los alineadores sería imposible conseguir. Los ataches son elementos discretos, del mismo tono que los dientes y se retiran con facilidad al final del tratamiento.

Según su morfología, los ataches de Invisalign pueden clasificarse en:

  1. Ataches elipsoidales: se emplean por defecto para extrusiones de dientes anteriores. Tienen 1 mm de grosor y pueden ser solicitados para cualquier diente.
  2. Biselados: se emplean sobre todo para rotaciones y extrusiones (movimiento anormal de los dientes) en premolares. De igual manera, se pueden solicitar para rotaciones o extrusiones. El alineador se inserta y quita con mayor facilidad.
  3. Rectangulares: se emplean de forma individual para corregir rotaciones, y en parejas para movilizar la raíz. Están indicados en aquellos casos con rotación de caninos y premolares y control radicular en caso de extracciones. Disponibles para cualquier diente, muy retentivos.

Los ataches pueden ejercer una función activa, interviniendo/ayudando en el movimiento del diente  o pasiva, colocados en dientes que no van a ser movidos o donde el atache no interfiere directamente en el movimiento. En determinados casos puede resultar necesario combinar ataches con elásticos para una retención extra.

Casos que requieren de ataches activos

Rotación de dientes redondos

Como norma general, se emplea el atache rectangular vertical. Sin embargo, en ocasiones el diente no se mueve en concordancia con el alineador, no coincidiendo el atache colocado en el primero con la marca del segundo. Una modificación que puede solucionar este problema consiste en biselar el atache en sentido contrario a la rotación.

Control radicular

El atache rectangular vertical suele ser el recomendado en aquellos casos donde se requiere un mayor control radicular y alcanzar el correcto movimiento de tip y torque. Resulta especialmente clave en los casos de extracción o cierre de diastemas, al colocar los ataches en los dientes adyacentes al espacio. De igual manera, es habitual emplearlo cuando se requiere un mayor control radicular en los dientes anteriores, sobre todo en movimientos de inclinación mesio-distal. Hay que tener en cuenta que este atache a nivel anterior unido al alineador supone un inconveniente a nivel estético, por lo que a veces se solicita el atache por palatino.

Extrusión

Align recomienda el atache elipsoidal para llevar a cabo el movimiento de extrusión, uno de los menos predecibles en el sistema Invisalign. Para compensar este hecho, diversos autores han propuesto como alternativa en este tipo de patología el atache rectangular biselado de 1 mm en incisal y 0,25 mm en gingival. Además, este atache puede solicitarse en el tercio incisal del diente.

Casos que requieren de ataches pasivos

Anclaje en Intrusión

Cuando el problema es la intrusión de dientes anteriores, suele emplearse un atache horizontal biselado que se coloca en los dientes adyacentes y distales a los dientes a intruir. Con frecuencia, los dientes distales a los dientes a intruir, caninos y premolares, aparecen rotados y requieren una desrotación previa. En este tipo de casos se emplean ataches regulares verticales.

Retención para los alineadores

En los casos en los que sea necesario contar con una retención extra, puede colocarse un atache biselado en los dientes de anclaje.

Los ataches pasivos resultan fundamentales para un mayor anclaje en aquellos casos que requieran la combinación de elásticos con los alineadores. Dicho atache debe colocarse próximo a la inserción del elástico con el alineador.

Ataches que se emplean con el sistema Invisalign

  • Ataches de rotación: tienen forma de lágrima y suelen colocarse en caninos y premolares superiores e inferiores.
  • Ataches de extrusión: empleados en incisivos y caninos superiores e inferiores.
  • Ataches de control radicular: pueden colocarse en incisivos superiores, caninos y premolares superiores e inferiores.
  • Ataches de extrusión anterior multi-diente: se colocan en los incisivos superiores.
  • Ataches de mordida profunda: normalmente colocados en premolares superiores e inferiores. Se utilizan con fines de movilidad (pasivos) o de extrusión (activos).
  • Ataches multiplano: pueden colocarse en incisivos laterales superiores con el fin de realizar movimientos combinados.
  • Ataches de unidad multidental: pueden ser ataches de retracción que van colocados en caninos superiores e inferiores, y ataches de anclaje que se disponen en segundos premolares y molares superiores e inferiores.

¿Duelen los ataches?

La colocación de los ataches es rápida e indolora, aunque se pueden notar leves molestias durante los primeros días. Los ataches son discretos, no provocan rozaduras ni heridas y el paciente se acostumbra enseguida a su tacto.

Finalizado el tratamiento de ortodoncia, los ataches se retiran fácilmente y sin causar daño alguno en la superficie dental.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Tiiz
Envíar
Ir arriba
¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.