Carillas

La estética de la sonrisa depende de aspectos como la posición, el tamaño, el color y la armonía en el conjunto de los dientes. Sin embargo, es posible tener una boca sana que no cumpla con todos los requisitos de una dentadura atractiva. Las carillas dentales solucionan algunos de esos problemas comunes para que disfrutes de tu sonrisa sin complejos.

¿Qué son y para qué se usan las carillas dentales?

Una carilla dental es una lámina que se coloca superpuesta al diente natural con el objetivo de mejorar su apariencia. Es uno de los tratamientos dentales más populares por la facilidad del procedimiento, su compatibilidad con la mayoría de las dentaduras y los efectos inmediatos que proporciona.

Ventajas de las carillas dentales como solución estética

  • Mejoran el color del diente natural.
  • Corrigen los diastemas (dientes muy separados).
  • Armonizan el tamaño de la dentadura.
  • Es un tratamiento reversible.

Tipos de carillas estéticas

Las carillas se fabrican con diferentes grosores y coloraciones para ajustarse lo máximo posible a la dentadura y que tu sonrisa luzca un aspecto natural. En su fabricación se emplean dos tipos de materiales:

  1. Porcelana o cerámica: son muy resistentes y no pierden el color. Tienen una duración aproximada de 15 años.
  2. Resina o composite: son más económicas que las carillas estéticas de porcelana, pero más propensas al desgaste y a la pérdida de color. Duran entre 5-7 años y suelen requerir de algún retoque durante este tiempo.

Las carillas dentales son una estupenda solución para problemas de armonía de la sonrisa, pero no corrigen aspectos funcionales. Pueden disimular defectos comunes como dientes rotos o separados, manchas o formas irregulares y piezas desgastadas.

No, las carillas dentales no se pueden blanquear. Antes de su colocación se realiza un estudio para ajustar su tono al del resto de la dentadura. En caso de no quedar conforme con el resultado, la única solución es el reemplazo por otra carilla con una tonalidad diferente.

Debes mantener tus pautas de higiene oral como de costumbre. En el caso de usar carillas de resina, procura no comer alimentos muy duros o pegajosos y evitar los que manchan los dientes como el café y el vino tinto.

Scroll al inicio