Consejos para mantener los efectos de un blanqueamiento dental

Un buen tratamiento para blanquear los dientes puede proporcionarte una dentadura reluciente entre tres y cinco años. No obstante, el éxito de este tipo de intervenciones depende tanto de las condiciones iniciales de tus dientes como de la profesionalidad del especialista que lleve a cabo el procedimiento y sobre todo de las pautas de mantenimiento e higiene que mantengas con posterioridad.

Devuélvele el brillo a tu sonrisa con unos dientes más blancos

Del mismo modo que la blancura de unos dientes no es siempre el síntoma visible de una boca sana, el amarilleamiento de las piezas dentales no tiene por qué estar vinculado a la falta de higiene. La ingesta de determinados alimentos, algunos hábitos poco saludables, las diferentes tonalidades del esmalte y el simple paso del tiempo pueden hacer que tus dientes presenten una coloración diferente a la imagen ideal de una perfecta sonrisa blanca y luminosa.

blanqueamiento dientes varios tonos

No es un tema que debería obsesionarte, ya que lo importante es que tus dientes y encías estén sanos y protegidos de los riesgos más habituales. Pero es cierto que en esta línea de salud y bienestar, tener además la posibilidad de presumir de una dentadura radiante, sin manchas ni decoloraciones, es un plus.

Con el blanqueamiento dental puedes devolverle el brillo a la sonrisa de un modo rápido y sencillo sin afectar la integridad de las piezas dentales.

¿En qué consiste el blanqueamiento de dientes y cuándo realizarlo?

Los tratamientos blanqueantes profesionales que se emplean en la actualidad actúan sobre las manchas intrínsecas y extrínsecas del esmalte que determinan la tonalidad de la superficie dentaria. Es un procedimiento que se enmarca en el ámbito de la estética dental ya que no tiene ninguna repercusión en el estado de salud de los dientes ni soluciona ninguna enfermedad odontológica. Se lleva a cabo mediante la aplicación de peróxido de hidrógeno en forma de gel cuyo efecto blanqueador se activa a través de una fuente de luz fría. El proceso apenas dura una hora, aunque podrían hacer falta varias sesiones, y permite aclarar entre 5 y 7 tonos el color del esmalte.

Un blanqueamiento de los dientes nunca supondrá un riesgo para la dentadura ni la volverá más frágil.

blanqueamiento dientes

No obstante y a pesar de que se trata de un procedimiento no invasivo, este tratamiento no está recomendado en las siguientes circunstancias:

  • Pacientes embarazadas o en período de lactancia
  • Bocas con pérdidas dentales
  • Presencia de fisuras en los dientes
  • Durante los tratamientos de ortodoncia (pudiendo aplicarse después)

Antes de llevar a cabo un tratamiento para blanquear los dientes lo ideal es realizar una revisión completa de la boca, eliminar la placa de sarro y realizar los empastes dentales necesarios en el caso de que se detectara la presencia de caries. Una vez que se han hecho estas comprobaciones previas, tu dentadura ya está lista para lucir su mejor aspecto.

¿Qué comer y beber tras un blanqueamiento dental?

La realización de un blanqueamiento dental también exige incorporar algunos cambios en la dieta. Al menos durante los primeros tres días después del procedimiento sería conveniente que evitaras determinados ingredientes en tu alimentación para garantizar la protección de tu dentadura. Dentro de la lista de alimentos prohibidos en esas 72 horas después del blanqueamiento hay que destacar:

  • Café y té
  • Vinos tintos y rosados
  • Zumos de frutas de colores intensos
  • Salsa de tipo kétchup o mostaza y condimentos como el azafrán
  • Frutos rojos y frutas silvestres
  • Verduras y hortalizas como la zanahoria, el brócoli, la remolacha, las alcachofas y las espinacas
  • Carnes rojas
  • Chocolate

Tras el proceso de blanqueamiento de los dientes estos están temporalmente más expuestos al riesgo de volver a mancharse. El problema con estos grupos de alimentos es que contienen sustancias de coloración intensa que pueden afectar al esmalte de los dientes en estos primeros días, por lo que es importante mantenerlos al margen de la dieta.

Algunos tips para prolongar el blanqueado de tus dientes

El aspecto de la alimentación es fundamental, pero no hay que pasar por alto otros hábitos que de manera más o menos notable también influyen en la duración de un blanqueado dental.

En la consulta de tu odontólogo recibirás toda la información detallada para seguir las pautas adecuadas de higiene y mantenimiento de los dientes tras un tratamiento blanqueador. Al igual que con la dieta, las primeras 72 horas son decisivas para el éxito de este procedimiento, así que presta mucha atención a estas recomendaciones.

  • Es habitual que aumente la sensibilidad de los dientes, aunque desaparecerá en unos días. Mientras tanto, evita la ingesta de alimentos muy fríos o muy calientes así como los sabores ácidos para reducir estas posibles molestias.
  • No emplees lápiz de labios. Un eventual contacto de estos productos con la superficie del diente podría hacer que el esmalte recién tratado se viera afectado por su color. Que los dientes estén más expuestos a estos riesgos durante los primeros días no quiere decir que tu esmalte se haya visto debilitado o que a partir de este momento sea más propenso a mancharse. Tan solo que debes prestar especial atención a algunos factores rutinarios que por lo general pasan inadvertidos.
  • No fumes. Lo ideal sería dejarlo para siempre y no solo durante esos tres días posteriores al blanqueamiento. El tabaco es una de las principales causas del oscurecimiento de los dientes, el mal aliento y la aparición de otras enfermedades de gravedad como diversos tipos de cáncer.
  • Cepilla los dientes después de cada comida importante. Lleva siempre contigo un pequeño kit de limpieza con lo esencial: pasta de dientes, cepillo y seda dental. Si tienes la opción de esperar al menos media hora después de la comida para realizar el cepillado, mucho mejor. Así dejarás que la saliva haga su trabajo y equilibre el pH de la boca para evitar que el esmalte se dañe durante la limpieza.
  • Escoge con criterio la pasta de dientes que empleas. Tu odontólogo sabe orientarte acerca del tipo de producto que más te conviene teniendo en cuenta las condiciones generales de tu dentadura. De manera general, el empleo de pastas blanqueadoras más de dos veces por semana suele resultar contraproducente. Y por supuesto, nada de experimentos caseros ni de modas pasajeras que no estén supervisadas por un especialista, como la del uso del carbón activado.
  • Algunos tratamientos de consulta se completan en casa durante las 48 horas posteriores al blanqueamiento de los dientes. En estos casos, tu odontólogo te facilita un kit para su uso a domicilio, compuesto por un gel desensibilizante y un producto blanqueador de fácil aplicación, normalmente con el empleo de férulas que deberán colocarse durante algunas horas y en varios días consecutivos.

dientes blancos

El blanqueamiento dental es un procedimiento no invasivo que ofrece resultados visibles de manera inmediata. La evolución en las técnicas e instrumentos empleados para su ejecución ha permitido una mejora notable de los efectos estéticos que proporciona. Sin embargo, no debes olvidar que blanquear los dientes no es una garantía de salud y bienestar. Tener unos dientes blancos y relucientes no siempre tiene por qué ser sinónimo de una boca sana. Solo una higiene dental adecuada y las revisiones periódicas en la consulta del dentista evitarán los riesgos a los que se expone a diario tu salud bucodental.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Tiiz
Envíar
Ir arriba
¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.