¿Qué relación existe entre tus dientes y tus dolores de cabeza?

Los dolores de cabeza son uno de los problemas de salud más frecuentes. Lo que no resulta tan habitual es establecer una relación entre dientes y cefaleas, a pesar de que en un porcentaje considerable de los dolores de cabeza recurrentes el origen se encuentra precisamente en la boca. Encontrar esa conexión entre los problemas dentales y dolores de cabeza es imprescindible para erradicar el dolor no solo de forma pasajera sino para siempre.

Dolores comunes pero de difícil diagnóstico

La Asociación Española de Migraña y Cefalea (AMICE) tiene identificados más de 150 factores que pueden desencadenar una migraña. Es una cifra muy elevada, sobre todo a la hora de establecer un diagnóstico seguro acerca de dónde se encuentra el origen del problema y cuál es la mejor manera de afrontarlo.

El hecho de que las causas de estos dolores pueden ser de diversa índole dificulta en gran medida su tratamiento más allá de las pautas analgésicas. A esto se añade la dificultad de que no todos esos posibles factores desencadenantes tienen el mismo protagonismo y muchos de ellos quedan relegados a un segundo plano, lo que ralentiza la realización de un diagnóstico adecuado.

Un ejemplo de ello lo tenemos en la relación entre los dientes y las cefaleas, una conexión que a menudo es olvidada tanto por los pacientes como por los especialistas a los que se derivan sus consultas.

mujer con cefaleas

Por este motivo, si todavía intentas dar con el origen de tus dolores de cabeza, no olvides pasar también por el dentista.

Problemas dentales que pueden estar detrás de migrañas y cefaleas

La relación entre dientes y migrañas es más fácil de detectar en pacientes pediátricos. En estas edades es poco probable que factores como el estrés, la presión arterial o los problemas cardiovasculares estén detrás de este tipo de crisis, por lo que hay que buscar el origen en otros desencadenantes.

Cuanto más avanzada es la edad del paciente, más complicada resulta la realización de un diagnóstico acertado. No obstante, la experiencia ha demostrado que desde el punto de vista bucodental, los factores más comunes en el desarrollo de dolores de cabeza son los siguientes:

Trastornos masticatorios

Son problemas en la morfología de la boca que comprometen los movimientos funcionales de la mandíbula en actividades tan comunes y necesarias como el habla, la masticación o la deglución.

El alto número de casos en los pacientes con cefaleas padecen este tipo de trastornos es un indicativo de que los problemas temporomandibulares están en el origen de muchos de los dolores de cabeza más comunes.

Dentro de este grupo de trastornos es de destacar el Síndrome del Compromiso Mandibular, objeto de estudio de las principales investigaciones en la relación entre los dientes y la cefalea. Afecta a los músculos de la masticación y limita sus movimientos. Se caracteriza porque el estrés muscular que genera en la articulación temporomandibular termina desencadenando el dolor de cabeza.

Bruxismo

En realidad se trata de otro de los muchos trastornos de la articulación temporomandibular (ATM), solo que tiene unas características tan particulares que resulta conveniente analizarlo por separado. El bruxismo se puede manifestar de varias maneras: haciendo rechinar los dientes, desplazándolos hacia los lados, apretándolos… En cualquier caso se trata de un hábito muy poco saludable para el bienestar de la boca.

Esta reacción inconsciente provoca un desgaste progresivo en los dientes como consecuencia de la fricción. Se suele relacionar con situaciones de estrés y es otro de los problemas bucodentales responsables no solo de las cefaleas sino de dolores en otras partes del cuerpo como los oídos, el cuello, los hombros o las cervicales.

En ocasiones, un tratamiento de ortodoncia puede mejorar los síntomas del bruxismo por lo que si lo padeces, puedes leer este artículo y comentárselo a tu dentista.

Infecciones en la boca

En estos casos resulta más sencillo relacionar el origen de los dolores de cabeza con los dientes. Las infecciones en la boca por lo general se manifiestan con otros síntomas que pueden ir desde el dolor focalizado hasta un olor desagradable en la saliva o fiebre, en los cuadros más avanzados.

El cerebro es muy sensible a cualquier tipo de disfunción en el cuerpo, sobre todo cuando se está desarrollando un proceso infeccioso y/o inflamatorio. Emplea el dolor como señal de alerta advirtiendo de que algo no funciona bien y hace que este se manifieste tanto en el lugar en el que se está produciendo el problema como en forma de cefalea.

Cuando el origen del dolor de cabeza se encuentra en una infección bucodental es habitual que se presenten otros síntomas como una mayor sensibilidad en la zona que circunda los ojos y en los pómulos. Uno de los ejemplos más comunes es el de la sinusitis maxilar.

Mujer con sinusitis maxilar

Maloclusión dental

La denominada ‘mala mordida’ es una patología que puede llegar a afectar a muchas de nuestras actividades cotidianas. Los problemas derivados de este trastorno no solo se concentran en la cavidad bucal sino que en ocasiones también se hacen visibles en aspectos como la postura y equilibrio del cuerpo así como en los dolores musculares, articulares o de cabeza.

La maloclusión dental es una disfunción en la manera en la que los dientes de la mandíbula superior e inferior entran en contacto durante la mordida. Puede deberse a un mal posicionamiento de las piezas dentales, a la falta de espacio o a otras cuestiones que afectan a la morfología del cráneo. Gracias a los avances de la tecnología y a las nuevas alternativas de ortodoncia tienen fácil solución.

Prevención de migrañas y cefaleas con origen bucodental

La relación entre dientes y dolores de cabeza no siempre resulta evidente. La mayoría de los pacientes que sufren crisis de migrañas y cefaleas acuden con anterioridad a otro tipo de especialistas sin pararse a pensar que tal vez estén buscando el origen de dolor en el lugar inadecuado.

No hay que pasar por alto ninguna posibilidad. Las causas y la tipología de este malestar pueden ser muy diferentes de una persona a otra, por lo que es recomendable mantener todas las opciones abiertas: la solución a tu problema podría empezar con un examen exhaustivo del estado de tu boca.

¿Existe algún modo de prevenir las cefaleas y migrañas de carácter bucodental? La mejor manera de evitar estos dolores es mantener unas buenas pautas de higiene. Estas evitarán el desarrollo de caries, infecciones y enfermedades periodontales.

También es importante garantizar el buen estado de todas las piezas dentales y valorar la necesidad de algún tipo de intervención en el caso de que estén mal posicionadas o haya complicaciones con respecto al equilibrio oclusal.

En aquellas circunstancias en las que el problema ya haya empezado a manifestarse, las prácticas profilácticas se quedan cortas y es necesario iniciar un tratamiento. La parte más complicada del diagnóstico es determinar de dónde proceden esos dolores de cabeza pero, una vez que se ha identificado el origen, escoger el tratamiento adecuado y empezar a notar los resultados favorables es solo cuestión de tiempo.

Es posible que tu odontólogo te recomiende el empleo de férulas dentales para dormir en el caso de que padezcas bruxismo, la extracción de piezas dentales para garantizar el espacio de una dentadura bien alineada o el tratamiento ortodóncico que devuelva a tus mandíbulas a la posición correcta.

Un examen clínico de la musculatura, la oclusión y las articulaciones servirá para determinar cuál es el mejor tratamiento en el abordaje de tus dolores de cabeza mediante la corrección de los problemas de salud de tu boca.

El avance en la mejora de los tratamientos de migrañas y cefaleas depende en gran medida de la realización de un diagnóstico acertado. Cuando se experimentan estas molestias de manera recurrente no hay que desestimar el paso por la consulta del dentista para que realice un examen minucioso de la dentadura. Es posible que no experimentes dolor en los dientes, pero en ellos puede estar el origen del dolor y el principio de una solución efectiva más allá de la toma de analgésicos, el cambio de dieta o los hábitos saludables.

5/5 (1 Review)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Ir arriba

¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Haz clic sobre el botón para aceptar nuestra política de cookies.