Primera dentición: salud dental en bebés

Tener una dentadura sana es igual de importante en la edad adulta que durante los años que dura la dentición primaria. La salud dental en bebés debe abordarse desde las etapas más tempranas de la erupción de los dientes y asentar las rutinas de higiene del futuro, cuando tu hijo tenga cierta autonomía para ponerlas en práctica por sí solo.

¿Cuándo empiezan a salir los dientes de leche?

Los niños comienzan a explorar el mundo a través de la boca. Con apenas tres meses de edad y a medida que aprenden a coordinar mejor sus movimientos, los bebés acostumbran a llevarse las manos y los objetos a la boca. Es una primera etapa de aprendizaje en la que hay una mayor salivación y chupar o morder objetos tiene un efecto a la vez calmante y estimulante.

A partir de los 6 meses de edad comienzan a aparecer los primeros dientes. No obstante, la dentición primaria no es una ciencia exacta y puede darse el caso de que el bebé llegue a su primer cumpleaños sin que haya aparecido aún ningún diente de leche.

Salud dental bebé

Los primeros dientes en salir son los incisivos centrales inferiores, seguidos de los superiores, los incisivos laterales, los primeros molares, los caninos (colmillos) y los segundos molares. A la edad de 3 años la mayoría de los niños ya tiene una dentadura de leche al completo. Para entonces, las pautas de higiene bucal ya deben ser algo habitual en su día a día.

Consejos para aliviar las molestias de la dentición

Aunque la dentición primaria no siempre tiene por qué cursar con dolor, para algunos bebés resulta especialmente incómoda. Es muy fácil identificar que se trata de molestias asociadas a la erupción de los dientes porque el bebé babea más de lo habitual y sus encías se presentan inflamadas y enrojecidas.

¿Qué puedes hacer para aliviar el dolor de tu pequeño y garantizar que tenga un buen descanso? Hay algunos trucos para mitigar las molestias que ocasionan las encías sensibles.

  • Aplica frío. El frío reduce de manera notable el dolor de unas encías inflamadas. Puedes utilizar una cuchara o enfriar su mordedor en la nevera. Nunca metas estos utensilios en el congelador. El frío y la presión al morder aliviarán las molestias y mantendrán a tu pequeño entretenido.
  • Masaje las encías. Utiliza una gasa suave y húmeda o incluso tu propio dedo después de haberlo lavado bien. Realiza movimientos circulares sobre las encías ejerciendo una ligera presión.
  • Recurre a un analgésico en los momentos más difíciles. ¿Una noche complicada debido a la dentición? Puedes plantearte suministrarle a tu pequeño un analgésico de venta libre para bebés. Consúltalo antes con el pediatra y asegúrate de utilizar la dosis adecuada.

Es habitual que en los peores momentos de la dentición la temperatura corporal del bebé sea algo más elevada, pero sin fiebre. La fiebre es indicativo de que existe una infección en curso y debe ser el médico quien determine cómo actuar.

La primera visita al dentista

Según la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), lo ideal sería llevar al bebé a la consulta del dentista con la aparición del primer diente, es decir, en torno a los 6 primeros meses de vida. Con todo, es suficiente con llevar al pequeño al dentista durante el primer año e imprescindible a partir de los 3 años, cuando ya se ha completado la primera dentición.

La salud y la posición de los dientes de leche ejercen una gran influencia en las características de la dentadura permanente, por lo que conviene tener esta evolución bajo control. A partir de los 4 años, los controles deberían ser como los de los adultos, al menos una vez al año. La supervisión y la prevención son dos potentes instrumentos en el cuidado bucodental ya desde edades tempranas.

La primera visita al dentista sirve para abrir el historial del paciente con sus antecedentes médicos hasta la fecha, revisar el crecimiento de los dientes y adelantarse a posibles problemas de mordida. Es además una interesante oportunidad para introducir a los niños en las rutinas de higiene dental diaria.

¿Pueden aparecer caries en los dientes del bebé?

Muchos padres consideran innecesaria la visita al dentista cuando los niños son aún tan pequeños o cuando apenas acaban de completar la dentición primaria. Sin embargo, un 25% de los niños menores de 4 años ya tienen caries en sus dientes de leche.

¿El motivo? El contacto prolongado con los azúcares de la leche suele ser la principal causa de caries en los bebés. Piensa en la cantidad de tomas que realiza a lo largo del día y en el tiempo que permanece con el biberón en la boca. Te darás cuenta de que es mucho tiempo expuesto a esos azúcares y que hay que tomar medidas para evitarlo.

¿Cómo proteger los dientes del bebé?

El cuidado de los dientes del bebé puede realizarse ya desde el embarazo. Los dientes de leche empiezan a formarse a las seis semanas de gestación, todavía en el vientre materno. Este es uno de los motivos por los que tanto la alimentación de la madre como su higiene bucal terminarán influyendo en la estructura de los dientes temporales de su bebé.

¿Qué puedes hacer durante esta primera etapa de cuidados bucodentales antes de que nazca tu hijo?

  • Presta atención a tu alimentación y evita el exceso de azúcares en tu dieta.
  • Cuida con esmero tu higiene dental: las bacterias bucales se pueden transmitir al recién nacido.
  • Consulta a tu dentista si tus dientes necesitan un aporte extra de flúor, calcio, fósforo o magnesio.

Y una vez que ha nacido tu pequeño, ¿qué pautas debes seguir para garantizar su buena salud bucodental?

  • No limpies sus chupetes o biberones con tu boca antes de dárselos.
  • No mojes el chupete en líquidos dulces, miel o azúcar.
  • La retirada temprana del chupete evitará futuros problemas con la alineación de su dentadura.
  • No dejes que el bebé se duerma con el biberón ni le des en la cuna ningún otro líquido que no sea agua.
  • Utiliza una gasa húmeda para limpiarle las encías tras la primera comida de la mañana y antes de acostarlo.
  • Con la aparición de los primeros dientes, reduce el tiempo que le dedicas a cada toma, sobre todo las nocturnas.
  • Empieza a cepillarle los dientes en cuanto aparezcan. Para ello necesitarás un cepillo de cerdas muy suaves adaptado a las pequeñas medidas de su boca.
  • Lava los dientes de tu bebé dos veces al día con una cantidad de dentífrico que no supere el tamaño de un grano de arroz.
  • Durante la erupción de los primeros dientes, emplea un dentífrico con bajo contenido en flúor.
  • Aumenta la cantidad de pasta de dientes a partir de los 2 o 3 años de edad, cuando ya se haya completado la dentición primaria. Emplea la cantidad equivalente a un guisante.

Primera dentición

Adquisición de buenos hábitos: la salud dental en el futuro

Convertir la higiene dental de los niños en un hábito regular es tarea de los padres. A partir de los dos años el niño tiene cierta autonomía para su higiene personal y lavarse los dientes es una de rutinas que debe ir aprendiendo.

Un cepillo pequeño, de mango ergonómico y cerdas suaves será su primer instrumento para la limpieza de los dientes, las encías y la lengua. Estos hábitos de higiene deben transmitirse de forma lúdica, nunca como una imposición, algo para lo que te puedes apoyar de interesantes aplicaciones gratuitas adaptadas a los niños.

Los hábitos de limpieza de la boca deben ir acompañados de otras pautas saludables. Es importante mantener una buena alimentación, con abundantes frutas y verduras, evitando los zumos, el abuso de lácteos, las golosinas y las bebidas azucaradas. Y también resulta conveniente consultar al especialista sobre la necesidad o no de incluir flúor en la dieta para fortalecer el esmalte de los dientes y evitar la aparición de caries.

Las rutinas de higiene bucal son la principal herramienta que tenemos a nuestro alcance para garantizar una buena salud bucodental. Son hábitos que no dependen de la edad y que se deben mantener durante toda la vida, adaptados a las necesidades específicas de cada etapa. En el caso de los cuidados pediátricos, la prevención de enfermedades en la boca del bebé es algo que los padres deben tener en cuenta incluso antes de que aparezca el primer diente.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Tiiz
Envíar
Ir arriba