¿Por qué se caen los dientes de las personas adultas?

La pérdida de piezas dentales no resulta alarmante cuando nos referimos a la dentición primaria. Pero, ¿qué hay de esos dientes que se pierden ya en la edad adulta? El edentulismo es un problema que requiere de soluciones inmediatas para evitar que esos espacios vacíos sean el origen de otras patologías.

¿Por qué se caen los dientes en la edad adulta?

El edentulismo es un término que se asocia con frecuencia a una edad avanzada. Sin embargo, la pérdida de piezas dentales en la dentición permanente puede producirse también en personas jóvenes. Si bien es cierto que existe una mayor prevalencia entre adultos de más de 65 años, los dientes se pueden caer a cualquier edad como consecuencia de alguno de estos factores:

  • Traumatismos y fracturas dentales: la pieza dental se cae sola o las circunstancias obligan a su extracción para garantizar la buena salud del conjunto de la boca. En ocasiones, el paciente resta importancia a la contusión y no acude a consulta, pero el problema no siempre se detecta a simple vista.
  • Enfermedades periodontales: el avance silencioso de algunas enfermedades bacterianas como la periodontitis complica el diagnóstico temprano. Cuando no se actúa en el momento adecuado, los tejidos de soporte y el hueso alveolar se ven tan afectados que dejan de servir como sujeción para el diente y este acaba cayendo.
  • Bruxismo: a largo plazo, el rechinar de los dientes también genera problemas de sujeción y desgaste. El bruxismo actúa como agravante de otras causas comunes del edentulismo así como de otras patologías dentales.
  • Presencia de caries: cualquier infección en la boca es un riesgo para la salud. En el caso de las caries, si no se produce una intervención temprana, la infección avanzará rápidamente hacia el hueso hasta hacer que la pieza dental sea insalvable.
  • Causas congénitas o adquiridas: las cuestiones genéticas no son la causa más común de la pérdida de dientes permanentes, pero también debe tenerse en cuenta en la etapa de diagnóstico. Algunas personas presentan mayor predisposición que otras a sufrir enfermedades bucodentales. Otras padecen de agenesia dentaria, es decir, la formación incompleta de la dentadura permanente. Y en algunos casos, el problema se debe a otras patologías fuera de la boca que, bien por las características de la propia enfermedad, bien por su tratamiento, pueden afectar a la salud de los dientes.

Factores desencadenantes como los traumatismos o la herencia genética tienen difícil abordaje desde el punto de vista de los tratamientos preventivos. No obstante, las causas más frecuentes están relacionadas con un déficit en la higiene bucal, los malos hábitos, las dietas poco saludables y las escasas visitas a la consulta del dentista. Aquí sí es posible intervenir antes de que los descuidos se transformen en un problema de salud.

Edentulismo pérdida de dientes

Consecuencias de la pérdida de piezas dentales

La pérdida de un diente natural tiene serias implicaciones en la salud bucodental, así como repercusiones estéticas y emocionales en la persona que la padece. Para abordar el alcance de las consecuencias de la pérdida dental, antes es necesario establecer una diferencia entre los tipos de edentulismo que existen:

  1. Edentulismo parcial: pérdida de uno o más dientes.
  2. Edentulismo total: pérdida de toda la dentadura.

Como es obvio, las repercusiones de la caída de los dientes no serán las mismas en los dos casos, aunque con mayor o menor gravedad, ambos tipos de edentulismo comparten algunas características similares:

  • Disfunciones en la mordida: los dientes adyacentes al espacio edéntulo tienden a desplazarse para ocuparlo. Esto provoca problemas de alineamiento que, conforme evolucionan, van transformando la oclusión. La maloclusión dental acelera el desgaste de la dentadura y el estrés de la articulación temporomandibular, y es necesario un tratamiento de ortodoncia para su corrección.
  • Predisposición a las infecciones: un espacio hueco en la dentadura es una puerta abierta a gérmenes y bacterias. Los pacientes edéntulos son más proclives a sufrir infecciones bucodentales.
  • Funcionalidad deficiente: la dentadura tiene un papel fundamental en la masticación y la deglución. La pérdida de piezas dentales puede afectar al sistema digestivo y provocar problemas de salud fuera de la cavidad bucodental.
  • Dificultades en el habla: la pronunciación de algunos fonemas exige una determinada posición de la lengua con respecto a los dientes. En ausencia de estos, la emisión del sonido correcto se complica.
  • Problemas estéticos y emocionales: la falta de dientes afea la sonrisa y envejece la expresión facial. Los problemas estéticos son los más visibles, pero además tienen serias implicaciones en el estado de ánimo de quienes padecen edentulismo.

¿Qué es el síndrome de Kelly?

En 1972 el doctor Ellsworth Kelly definió con precisión las características de la evolución de algunos maxilares superiores edéntulos. Cuando se pierden todos los dientes de la arcada superior es habitual que se produzca una reabsorción de la masa ósea que alcanza también al labio y acaba por hundirse, haciendo que la boca parezca más ancha. Esta peculiar silueta de la cara es lo que se conoce como síndrome de Kelly, síndrome de combinación o síndrome de hiperfunción anterior.

síndrome de kelly boca desdentada

¿Cómo podemos evitar el edentulismo?

La mejor manera de abordar los riesgos del edentulismo es adelantarse al problema. La conservación de la dentadura natural es el objetivo prioritario de la práctica odontológica y todas las acciones, de forma directa o indirecta, están orientadas a este fin.

Tanto las repercusiones funcionales como las estéticas suponen una pérdida de calidad de vida en los pacientes que han perdido una o más piezas dentales. Algo que podrías evitar poniendo en práctica los consejos básicos de una buena salud bucodental:

  • Visita a tu dentista una o dos veces al año para someterte a una limpieza bucal y verificar el estado de tus dientes y encías.
  • Vigila la dieta y no abuses de los alimentos ricos en azúcares. Recuerda que es peor la frecuencia con la que consumes este tipo de sustancias que la cantidad.
  • Presta atención a los cambios. La movilidad de un diente puede estar indicando que ha habido una pérdida ósea y que este puede acabar cayéndose al no disponer de la sujeción adecuada.
  • Mantén unos buenos hábitos de higiene, con todo lo que ello implica: cepillado, hilo dental, enjuagues…
  • Si practicas deportes de contacto o con un alto riesgo de impactos y caídas, utiliza los complementos adecuados para proteger tu dentadura. En caso de traumatismo, consulta siempre a tu dentista.

Soluciones a la pérdida de piezas dentales

La planificación del tratamiento bucodental adecuado pondrá fin a las consecuencias directas del edentulismo y a los riesgos médicos asociados. Si los métodos de prevención no han sido suficientes para evitar la caída de los dientes o el diagnóstico se produce cuando las causas desencadenantes son irreversibles, habrá que abordar el problema desde otras perspectivas.

Tratamiento del edentulismo parcial

  • Puente dental: se emplea en la pérdida de varios dientes adyacentes.
  • Implante dental: consiste en la sustitución completa de la pieza dental perdida, incluida la raíz, por otra de un material biocompatible.
  • Prótesis removible: se diseña a la medida de cada paciente y se sostienen sobre las mucosas bucodentales pudiéndose extraer para su limpieza.

Tratamiento del edentulismo total

  • Dentadura postiza: es también otro tipo de prótesis removible, con la particularidad de que solo se soporta sobre las mucosas de la encía y el hueso y abarca toda la arcada.
  • Implantología dental: es la cirugía empleada para la reconstrucción de la dentadura. Puede llevarse a cabo de forma puntual (implante dental en edentulismo parcial) o para el reemplazo de todas las piezas dentales.
  • Sobredentadura: otra alternativa de prótesis removible que va colocada sobre los implantes y la mucosa oral. No llevan paladar, por lo que resultan más cómodas, sobre todo durante el período de adaptación.

No pierdas nunca la sonrisa. La caída de un diente, sea de forma accidental o como consecuencia de unas malas prácticas de higiene, tiene solución. En Tiiz te ayudamos a recuperar la salud de tu dentadura y te damos las pautas a seguir para que conserves una sonrisa estupenda durante mucho tiempo.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Tiiz
Envíar
Ir arriba