Pasta de dientes en pastillas para luchar contra el cambio climático

¿Sabías que los tubos de pasta de dientes convencionales tardan hasta 500 años en descomponerse? Solo un pequeño porcentaje de estos envases de plástico recibe el tratamiento necesario para una segunda vida en las plantas de reciclaje. El resto acaba en vertederos o, en el peor de los casos, contaminando ecosistemas y provocando importantes problemas medioambientales. Un cambio de hábitos en la higiene dental podría ayudar a reducir la producción de estos plásticos, y la pasta de dientes en pastillas empieza a plantearse como una solución efectiva.

La alternativa más ecológica a la hora de lavarse los dientes

En el mercado actual es sencillo encontrar pastas de dientes de todos los sabores, colores y texturas. Lo que no resulta tan sencillo es hacerse con un dentífrico que no se comercialice en el clásico envase de plástico.

¿Imaginas la cantidad de tubos de pasta de dientes que se depositan a diario en el cubo de la basura? El reciclaje de esos envases resulta muy costoso y en la mayoría de los casos son plásticos que acaban convertidos en cubos de un material que tarda varios siglos en descomponerse.

Pero, ¿qué podemos hacer entonces cuando el lavado de dientes es tan necesario para la higiene diaria de la boca? Concienciados de la importancia de un cambio para frenar las consecuencias medioambientales que provoca el plástico, poco a poco las empresas del sector van lanzando alternativas ecológicas para la higiene dental. La pasta de dientes en pastillas o en tabletas es una de las más innovadoras y eficientes.

Pasta de dientes en pastillas y otros productos ecológicos
Pasta de dientes en pastillas y otros productos ecológicos

Un poco de historia sobre la pasta de dientes

Las primeras pastas de dientes de la historia comenzaron a elaborarse hace unos 4.000 años y poco tienen que ver con las actuales. Eran un producto abrasivo que, aunque fabricado a base de ingredientes naturales como la sal, la pimienta, la piedra pómez pulverizada o la cáscara de huevo, no dejaba de ser muy dañino para los dientes.

Estas peculiares lavativas dentales se empleaban en el antiguo Egipto tras las comidas para eliminar los malos olores de la boca y garantizar la blancura de los dientes. Ya por entonces se conocían las ventajas de una dentadura limpia, pero los métodos de higiene eran todavía muy rudimentarios.

Persas, griegos, celtas, íberos y romanos mantuvieron esas costumbres y fueron mejorando la receta de estas pastas de dientes primigenias que llegaron a incluir orina entre sus ingredientes, al considerar que su contenido en amoníaco resultaba útil para la limpieza de la boca.

La Edad Media no fue precisamente la época dorada de la higiene dental. A pesar de que en la España musulmana se llegaron a escribir varios tratados sobre el cuidado de dientes y encías con determinados ungüentos, lo cierto es que este nunca fue un hábito muy extendido entre la población y se limitaba más a una práctica médica en casos de urgencia.

Y al fin la idea de meter la pasta en un tubo

En la historia de numerosos pueblos y culturas del mundo ha habido diferentes maneras de abordar la higiene de la boca mediante el empleo de todo tipo de productos. Pero no podemos hablar de la aparición del dentífrico moderno hasta mediados del siglo XIX, cuando un dentista llamado Peabody mejora la fórmula clásica de las cremas dentales con la incorporación de un ingrediente que la hace más jabonosa.

historia de la pasta de dientesSiguiendo esta línea de innovación, sería la firma Colgate la que décadas más tarde iniciara la producción en masa de dentífrico envasado en tarros de vidrio, y el Doctor Washington Sheffield el que lanzaría al mercado el primer tubo de pasta de dientes, inspirándose en los tubos de pintura que empleaba su hijo.

Muchas otras marcas terminarían copiando aquel práctico invento cuya composición y formato de comercialización ha ido experimentando cambios con el paso del tiempo hasta llegar a la última revolución en el sector: la pasta de dientes en pastillas.

¿Cómo funciona la pasta de dientes en pastillas?

En esencia, los dentífricos sólidos no difieren mucho de sus hermanos en versión crema, pasta o gel. En la actualidad existen varias marcas en el mercado que trabajan con este tipo de productos y en su base de composición siempre se encuentran ingredientes como:

  • Xilitol
  • Bicarbonato de sodio
  • Fosfato dicálcico
  • Dióxido de silicio
  • Mentol
  • Extractos de hojas…

El objetivo de este dentífrico sostenible es proporcionar una alternativa de higiene dental ecológica y eficiente que garantice una limpieza profunda y una sensación refrescante en la boca. Pero además quiere que el usuario disfrute de todas estas ventajas del modo más ecológico posible: en envases 100% compostables que reemplazan el tubo de plástico convencional. Además, se trata de un producto libre de gluten, lácteos o glicerina de origen animal, por lo que es apto para veganos y personas con algunas intolerancias alimentarias.

Para extraer todo el potencial de estas tabletas o pastillas de dentífrico sostenible, basta con colocarlas entre las muelas, morderlas con suavidad y emplear un cepillo húmedo para limpiarse los dientes con normalidad. Por su composición, la pasta de dientes en pastillas está preparada para hacer espuma y facilitar un cepillado completo y eficaz.

Otras opciones además del dentífrico sostenible en pastillas

Los productos sin plástico o de residuo cero están en auge y no se trata solo de una moda pasajera. Cada vez vamos siendo más conscientes de la importancia de reemplazar este material por soluciones biodegradables que proporcionen el mismo servicio con un impacto medioambiental negativo muy inferior.

Residuos plásticos

En el ámbito de la higiene bucal, la pasta de dientes en tabletas no es la única solución. También podrías darle una oportunidad a otro invento que lleva ya algunos años presente en el mercado: el dentífrico en barra. Se presenta en un cilindro de cartón reciclable y solo tienes que restregar las cerdas húmedas del cepillo por la superficie para obtener la espuma que necesitan tus dientes durante una limpieza rutinaria.

Y es que el tema de los envases preocupa tanto a los fabricantes como el propio contenido de sus productos. Precisamente este año, una popular marca internacional de dentífricos ha lanzado al mercado el primer tubo de pasta fabricado con polietileno de alta densidad, el mismo material que se emplea en la fabricación de los cartones de leche. No se trata de un material biodegradable pero sí ofrece interesantes opciones de reciclaje que no proporciona el plástico común.

 

¿Necesitas otro buen motivo para sonreírle a un planeta sostenible? Lo encuentras en los cepillos de dientes de bambú, la versión ecofriendly del cepillo de toda la vida. Se fabrican a partir de bambú orgánico y se carboniza la superficie para proporcionarle al mango una textura suave y agradable al tacto. El bambú es un material muy resistente, por lo que estos cepillos no tienen nada que envidiar a los de plástico y son el complemento perfecto para quienes decidan pasarse a la pasta de dientes en pastillas.

Aprender a vivir sin plásticos no es una opción, es una necesidad. Introducir pequeños cambios en nuestras rutinas diarias puede contribuir a mejorar el futuro del planeta. Las alternativas ecológicas para la higiene dental se presentan como una solución inteligente a las necesidades de tu boca. Los fabricantes empiezan a hacer esfuerzos para cambiar las características de la producción. Que estos cambios resulten efectivos dependerá también de la actitud que adoptemos como consumidores.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Tiiz
Envíar
Ir arriba
¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.