Macrodoncia y microdoncia: ¿qué tamaño deben tener los dientes?

¿Te has preguntado en alguna ocasión si existe un tamaño de dientes estándar? Si eres una persona observadora ya te habrás dado cuenta de que las dimensiones de las piezas dentales pueden variar mucho de una persona a otra. La macrodoncia y la microdoncia son dos de las alteraciones más comunes en relación al tamaño de los dientes.

¿Cómo diagnosticar un tamaño anómalo de los dientes?

Las dimensiones de los dientes no son una ciencia exacta. Aparte de que cada una de las piezas que conforma nuestra dentadura tiene una morfología determinada, las medidas de un diente no tienen por qué ser iguales entre una boca y otra. Determinar si existe alguna alteración en el tamaño de los dientes no es una tarea del todo sencilla ya que deben tenerse en cuenta numerosas variables. La más importante de todas, y acaso la única que ofrece una referencia objetiva sobre las dimensiones de una dentadura, es la de la proporción entre esta y el hueso maxilar.

La macrodoncia y la microdoncia son las dos principales alteraciones en el tamaño de los dientes. Mientras que la primera se manifiesta con la apariencia de un diente sobredimensionado, la segunda se caracteriza por un tamaño notablemente inferior al de un diente normal. Pero, ¿existen los dientes ‘normales’? En sentido estricto no, ya que no se puede ofrecer una cifra exacta para las dimensiones de un premolar o un incisivo. En sentido relativo sí, teniendo en cuenta la proporción que existe entre el maxilar y las piezas dentales.

Es de destacar que tanto la macrodoncia como la microdoncia presentan un aspecto en común. A pesar de tratarse de alteraciones opuestas, en ambos casos la anomalía se produce a nivel de la corona, es decir, la raíz del diente tiene un tamaño proporcionado al espacio que existe en el hueso maxilar mientras que la parte visible de la dentadura es o demasiado grande o demasiado pequeña.

Principales diferencias entre la macrodoncia y la microdoncia

Unos dientes de tamaño superior al que deberían tener de acuerdo al espacio en la boca pueden provocar importantes deficiencias en la calidad de la mordida.

macrodoncia

La macrodoncia o megadoncia está relacionada con el apiñamiento y las malposiciones dentarias y en un alto porcentaje de los casos exige de algún tipo de intervención, bien sea el tallado de las piezas dentales, bien el empleo de ortodoncias. El tamaño sobredimensionado de los dientes se suele asociar a cuestiones hereditarias y no siempre afecta por igual a todas las piezas dentales. En función de su extensión la macrodoncia puede ser de dos tipos:

  • Parcial: el trastorno no se manifiesta en el conjunto de la dentadura sino en piezas aisladas. Por lo general, los dientes más afectados suelen ser los incisivos, los caninos y los terceros molares (las muelas de juicio, sobre todo las inferiores).
  • Total: cuando las sobredimensiones aparecen en todos los dientes, la macrodoncia se considera total. En ocasiones estos trastornos no afectan solo a la boca sino que son la manifestación de enfermedades más complejas como la hemihipertrofia (el crecimiento anómalo de una mitad del cuerpo) o el gigantismo hipofisario.

La microdoncia es otro fenómeno común relacionado con un patrón hereditario. La raíz del diente tiene un tamaño normal, aunque es común que presente una forma extraña. Con todo, donde esta anomalía se pone de manifiesto es en la corona, con piezas dentales cuya parte visible es muy pequeña en relación al hueso maxilar y a otros elementos de la boca. Dependiendo del número de dientes afectados, la microdoncia se divide en:

  • Parcial: la microdoncia parcial o localizada es más común en los incisivos de la arcada superior. El tamaño inferior de la corona puede observarse en una o en las dos piezas dentales anteriores.
  • Generalizada: el problema puede tener su origen en la insensibilidad a la hormona del crecimiento (enanismo hipofisiario) así como a otros trastornos de carácter hereditario que puedan afectar a las estructuras dentales. Al contrario de lo que sucede con la microdoncia parcial, se trata de un fenómeno aislado y poco común que afecta a la totalidad de los dientes.
  • Relativa: es estos casos el diente en sí no tiene un tamaño reducido sino que es la sobredimensión del hueso maxilar la que provoca este efecto de desequilibrio.

Tratamiento de los dientes microdónticos o macrodónticos

Las bocas en las que uno o más dientes presentan un tamaño inadecuado son menos atractivas desde el punto de vista estético. Si a ello le sumamos el problema del apiñamiento de las piezas dentales o ciertas dificultades para la masticación e incluso para el habla, es de entender que quienes padecen de dientes macrodónticos o microdónticos quieran encontrar una solución a su problema.

Para obtener una mayor uniformidad en la disposición de los dientes, lo habitual es recurrir a los siguientes tratamientos:

  1. Coronas dentales: son una especie de funda que va colocada sobre el diente con el objetivo de mejorar su alineación, su aspecto y también su tamaño. Es por ello que resultan de gran utilidad en el tratamiento de la microdoncia parcial. En primer lugar se realiza un tallado selectivo del diente y con posterioridad se coloca esta prótesis fija que completa una rehabilitación dental muy estética y natural.
  2. Carillas estéticas: una carilla dental en una fina lámina de porcelana o de composite que va adherida a la superficie del diente. Con frecuencia se emplean para devolverle el atractivo a una dentadura manchada, fracturada o con una separación interdental poco usual, aunque también resultan muy efectivas a la hora de corregir problemas puntuales con el tamaño de los dientes. Las carillas dentales se emplean sobre todo en las piezas anteriores de la boca, esto es, las más visibles. No obstante, tienen un acabado tan similar al de la coloración natural del esmalte que apenas se notan.
  3. Tallado selectivo o stripping: cuando las piezas dentales solo están un poco sobredimensionadas es posible ganar espacio entre ellas realizando un tallado selectivo. El stripping es una técnica de pulido de precisión que se ejecuta en consulta, con o sin anestesia, y que permite reducir el ancho de las piezas dentales afectadas.
  4. Restauraciones: el empleo de resinas compuestas es una técnica habitual en la restauración de aquellos dientes localizados que tienen un tamaño inferior al que les corresponde. Dependiendo del número de piezas dentales microdónticas o macrodónticas y de la posición que ocupen en la boca, la restauración mediante resinas será más o menos viable.
  5. Ortodoncias: la macrodoncia y la microdoncia a menudo van asociadas a una mala alineación de la dentadura. Es por ello que el tratamiento de estos problemas no solo pasa por devolverle las dimensiones normales al diente, sino que exige el empleo de ortodoncias que lo coloquen en la posición correcta. Es el tratamiento más lento, pero sin duda se trata del complemento perfecto para obtener una sonrisa uniforme y perfectamente alineada.

chica con dientes grandes

Tanto la macrodoncia como la microdoncia son problemas que afectan sobre todo a la estética de la boca. Pero una dentadura con piezas dentales más grandes o más pequeñas de lo habitual no tiene por qué ser más propensa a problemas de salud como una mayor aparición de caries o un mayor riesgo de enfermedad periodontal. En cualquier caso, cuando por cuestiones de belleza el tamaño de los dientes afecta a la naturalidad de la expresión, existen muchas maneras de devolverle el atractivo a tu sonrisa.

5/5 (1 Review)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Ir arriba

¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Haz clic sobre el botón para aceptar nuestra política de cookies.