La importancia de cuidar tu salud dental durante el embarazo

Muchas mujeres no son conscientes de que recibir la atención dental adecuada durante el embarazo puede suponer un cambio significativo en el desarrollo de la gestación. Frente a otro tipo de cuidados, la salud dental durante el embarazo parece pasar algo inadvertida. Sin embargo, es otro de esos muchos aspectos a los que se debe prestar especial atención en la etapa prenatal.

¿Puede la salud de la boca afectar al embarazo?

La asociación directa entre el embarazo y la aparición de problemas dentales como las caries aún no está del todo clara. No obstante, y aunque por el momento no existan investigaciones científicas concluyentes, siempre se ha apreciado un ligero incremento de los problemas bucodentales en mujeres embarazadas.

Los estudios actuales han ido afinando algo más a la hora de establecer estas relaciones e incluso apuntan hacia asociaciones más concretas. Existen líneas de investigación que intentan arrojar algo más de luz acerca de por qué las mujeres con problemas periodontales pueden ser más propensas a sufrir partos prematuros y dar a luz bebés de bajo peso.

La consulta odontológica pregestacional es la mejor manera de prevenir cualquier tipo de complicación. Piensa que la inadecuada salud oral podría derivar en problemas tanto en la madre como en el feto. Si tienes previsto quedarte embarazada, pide cita para que el dentista haga una revisión completa del estado de tu boca para descartar posibles problemas dentales durante la gestación.

Cuidado dental durante el embarazo

Síntomas que te alertan de un problema de salud dental durante el embarazo

Los signos de que se está produciendo alguna anomalía en tu boca durante el periodo de gestación no difieren demasiado de los que podrías experimentar en otras circunstancias. Sin embargo, hay que subrayar que es posible que nunca antes te hayas encontrado con estos indicios y que, precisamente por tu condición de embarazada, sea ahora cuando los experimentes por primera vez.

Entre las principales alteraciones bucales que se producen durante el embarazo hay que destacar:

  • Sensibilidad dental.
  • Xerostomía (boca seca).
  • Halitosis.
  • Caries.
  • Erosión dental.
  • Dientes flojos.
  • Llagas, bultos o tumores en la boca (épulis del embarazo).
  • Encías sensibles, inflamadas y brillantes.
  • Enfermedad periodontal.

Ninguna de estas circunstancias debería revestir especial gravedad si lo consultas a tiempo con un especialista y comienzas el tratamiento adecuado.

Cambios hormonales y problemas bucodentales en mujeres embarazadas

¿Qué hay detrás de todas estas afecciones? ¿Hábitos poco saludables o alimentación inadecuada? Sin duda, todos estos factores influyen en la salud de tu boca, pero en el caso de las mujeres gestantes hay que ampliar la lista de motivos y a la cabeza de todos ellos se encuentran, en la mayoría de los casos, los cambios hormonales.

Por sí solo, el incremento de estrógenos y protágenos no suele ser el responsable de los trastornos de salud dental durante el embarazo, pero sí que pueden agravarlos. Estas hormonas provocan, entre otras cosas, un aumento de los tejidos que rodean al diente, por lo que dos de cada tres mujeres embarazadas padecen la denominada gingivitis gestacional.

¿Cuáles son las diferencias entre la gingivitis bacteriana y la gingivitis estacional? No las hay. La base de este cuadro inflamatorio de las encías sigue siendo la presencia de bacterias, en mayor o menor medida. Sin embargo, en el caso de que arrastraras esta enfermedad antes de quedarte embarazada, es más que probable que dicha condición se agrave durante la gestación.

El verdadero problema está, por tanto, en cómo evoluciona. Las fluctuaciones de protágenos y estrógenos limitan la respuesta inmunológica de tu organismo. Algo que antes el cuerpo podía combatir con más facilidad ahora puede convertirse en un enemigo invencible. El diagnóstico y el tratamiento temprano de estos síntomas son muy importantes para que no deriven en cuadros más graves como la periodontitis.

Otra de las enfermedades bucales que se desarrolla durante la gestación es el épulis del embarazo. Consiste en una tumoración benigna que en caso de desarrollarse demasiado requerirá tratamiento quirúrgico. La encía aumenta de tamaño como consecuencia de una respuesta a estímulos de baja intensidad pero prolongados en el tiempo debido a alteraciones hormonales. Esta hiperreacción de las encías provoca la aparición de granulomas que tratan de aislar el sarro o la placa bacteriana.

El épulis del embarazo es más frecuente durante el primer mes de gestación, cuando los cambios hormonales son más acuciados, y en el maxilar superior aunque podría presentarse en otras partes de la boca, incluidas la lengua y los labios, así como durante otros momentos.

Con todo, el épulis o granuloma del embarazo es indoloro y, a menos que afecte a alguna zona de masticación, no tiene por qué convertirse en un problema grave. Incluso en el caso de que fuera necesaria una intervención periodental, se recomienda esperar hasta después del parto.

salud bucodental durante el embarazo

5 dudas frecuentes de las mujeres embarazadas con respecto a sus salud dental

  1. ¿Puedes hacerte una radiografía intraoral cuando estás embarazada? Todas las radiografías están contraindicadas durante el embarazo salvo razón de fuerza mayor. Con las adecuadas precauciones puedes someterte a una radiografía intraoral si la situación lo exigiera.
  2. ¿Los vómitos durante el embarazo pueden dañar la dentadura? Si padeces náuseas, acidez estomacal y vómitos frecuentes deberás informar a tu dentista para que te indique las pautas de higiene bucal que debes seguir. Este tipo de ácidos favorece la desmineralización de los dientes y la consecuente aparición de caries. Una pasta fluorada o el colutorio adecuado te ayudarán a prevenir estos problemas.
  3. ¿Picar entre horas favorece a la aparición de caries? El riesgo que supone el picoteo en la salud dental no es algo que afecte solo a las embarazadas. No obstante, es cierto que muchas mujeres gestantes experimentan la necesidad irrefrenable de comer fuera de las horas habituales. Además, estas tentaciones suelen ser casi siempre algo dulce, por lo que el riesgo de aparición de caries es aún mayor. Si este es tu caso, recuerda lavarte los dientes después de estos escarceos con la despensa y emplea pastas con flúor para mejorar la barrera protectora de tus dientes.
  4. ¿Te puedes someter a un tratamiento dental en periodo gestacional? La higiene bucal y los tratamientos convencionales de la boca se deberán mantener durante todo el embarazo. No obstante, a mitad del segundo trimestre de gestación y durante todo el tercero, se recomienda realizar solo intervenciones muy limitadas y necesarias, con procedimientos breves.
  5. ¿Está contraindicado el uso de medicamentos para abordar problemas dentales durante el embarazo? Los medicamentos antibióticos del tipo penicilinas, eritromicinas y cefalosporinas solo se emplearán en situaciones de urgencia y siempre bajo la estricta supervisión del médico. El ibuprofeno debe evitarse por sus efectos en la circulación neonatal, pero se podrá emplear sin riesgo el paracetamol, que tiene efectos analgésicos y antipiréticos. En lo referente a tratamientos bucales más específicos, el uso de la clorhexidina es seguro, ya sea en pasta, en gel o en colutorio, ya que este producto no tiene absorción sintética y sus efectos nunca van más allá de la boca.

Aunque no existe ninguna teoría firme que relacione de manera inequívoca el embarazo con determinadas enfermedades bucodentales, todas las hipótesis parten de una base irrebatible: el sistema inmune materno se inhibe durante la gestación para desarrollar la tolerancia entre madre e hijo, algo que provoca cambios importantes en su comportamiento.

Estas variaciones inmunológicas que son más notables durante el primer trimestre se reequilibran a medida que avanza la edad gestacional. Por este motivo, las primeras semanas de embarazo son aquellas en las que existe más riesgo de desarrollar una enfermedad bucodental.

Las acciones de tipo preventivo y los consejos de un especialista serán de gran utilidad antes del embarazo y durante su desarrollo. Cuando ya te encuentras en un momento avanzado de la gestación, muchos de los tratamientos para los problemas más comunes se verán obligados a posponerse hasta después del parto. La consulta pregestacional te ahorra mucho tiempo, problemas y preocupaciones.

5/5 (3 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Ir arriba

¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Haz clic sobre el botón para aceptar nuestra política de cookies.