¿En qué se diferencia un estomatólogo de un odontólogo?

A pesar de que han pasado varias décadas desde la creación de la carrera de Odontología en España, todavía existe cierta confusión en torno al perfil profesional de un odontólogo y de un estomatólogo. Mientras que el primero no parece presentar dudas y rápidamente se identifica con la figura del dentista, la Estomatología tiende a confundirse con una especialidad médica que poco tiene que ver con la salud oral.

La Estomatología no es la medicina del estómago

La etimología es en ocasiones caprichosa y el término estomatología se presenta algo confuso. A menos que se tengan conocimientos específicos de lingüística, lo habitual es pensar que el médico estomatólogo es un especialista en las patologías que afectan al estómago. Nada más lejos de la realidad.

Estomatología es una palabra procedente del griego estoma (στόμα), que quiere decir “cavidad oral” o “boca”. Es un concepto que, al menos en origen, parece mucho más global que el de odontología, que proviene del griego odonto (oδόντο) y que hace referencia al “diente”.

Durante muchas décadas se defendió la postura de que el odontólogo era aquel que orientaba su carrera profesional exclusivamente a los dientes, mientras que el estomatólogo era un facultativo con amplia experiencia en otros aspectos como las cirugías orales y las lesiones en los tejidos blandos. Hoy en día, estomatólogos y odontólogos comparten la denominación de ‘dentistas’, aunque con matices.

Estomatólogo versus odontólogo

¿Es lo mismo la Odontología que la Estomatología?

En esencia, el odontólogo y el estomatólogo son profesionales especializados en todo lo que tiene que ver con la salud de la boca. No obstante, existe diferencia en cuanto a la titulación que han obtenido para desarrollar su carrera profesional. Esto es lo que establece distancia entre las funciones que puede desempeñar cada uno.

La confusión se debe a un problema en la denominación de estos estudios. Hasta 1987, solo los estomatólogos eran facultativos autorizados para ejercer su profesión en gabinetes dentales. Para obtener dicha autorización se les exigía, en primer lugar, estudiar la licenciatura de Medicina durante seis años y a continuación completar la formación como Médico Interno Residente (MIR) durante otros tres años en la especialidad de Estomatología, denominada ’Ciencias de la boca’.

Frente a los nueve años de media que implicaba convertirse en médico estomatólogo, en la mayoría de países europeos los profesionales de la salud oral podían ejercer su profesión legalmente completando una formación universitaria de alrededor de tres años. Esta situación de desventaja frente a otros países exigía un cambio radical en el abordaje de estos estudios en España. El cambio en la regulación académica se produciría tras la entrada de España en la Unión Europea.

La carrera de Odontología como especialidad en la salud oral

Desde 2001 no se han graduado en España nuevos médicos estomatólogos. Aquella promoción fue la última de la especialidad médica de Estomatología en el país, después de llevar varios años fuera de los planes de estudio de la mayoría de las universidades.

El cambio drástico en torno a estos estudios se produjo en 1986, con la homologación de los estudios de Estomatología en el nuevo escenario europeo. Esta carrera desaparecía de la oferta universitaria y se creaba la licenciatura en Odontología. Los estudios reglados de Odontología pasaron a ser de cinco años de formación universitaria frente a los nueve años que suponía convertirse en estomatólogo.

Pero, aparte de esto, ¿existe alguna otra diferencia significativa entre un especialista y otro? Lo cierto es que sí. Hay un matiz diferenciador importante entre los profesionales que se formaron como estomatólogos y los que cursaron sus estudios en la carrera de Odontología.

Aunque en aspectos de salud bucodental los dos tienen las mismas competencias, el estomatólogo es, además, médico. A tenor de su formación y habilidades, un estomatólogo está legalmente habilitado para practicar la medicina general mientras que un odontólogo debe ceñirse a las cuestiones que afecten directamente a su ámbito de especialización y derivar al paciente a otros especialistas en caso necesario.

Actualmente y con la extinción de la carrera de Estomatología, todos los profesionales que se forman en este ámbito son comúnmente conocidos como ‘dentistas’. Un término que ha terminado aplicándose prácticamente por igual a los antiguos estomatólogos y a los actuales odontólogos ya que, al menos desde la perspectiva del paciente, el trabajo que realizan es exactamente el mismo.

¿Qué especialidades existen en Odontología?

Por si la creación de la carrera de Odontología en España no hubiera llegado con cierto retraso, todavía hay aspectos en relación a estos estudios que nos sitúan algunos pasos por detrás de nuestros vecinos europeos. Junto a Bélgica y Luxemburgo, España es el único país de la UE en el que las especialidades dentro de la rama de la Odontología aún no han sido oficialmente reconocidas.

Desde las universidades, las sociedades científicas y el Consejo General de Dentistas se ha ejercido presión desde hace varias décadas para exigir a los ministerios de Educación y de Sanidad un cambio en la actual regulación. No obstante, a día de hoy no existe un marco legal que unifique los criterios de formación con respecto a otros países europeos. Este continúa siendo un cambio necesario que no solo garantizaría el acceso a estas especializaciones sino que facilitaría la libre movilidad de los profesionales entre países.

En el ámbito de la Odontología se pueden diferenciar varias áreas de especialización:

  • Ortodoncia: es una de las especialidades que cuenta con mayor reconocimiento. Aunque está reconocida por la Directiva 2005/36/EC, España se encuentra al margen de esta regulación. La ortodoncia engloba todos los tratamientos que se realizan para corregir la posición de los dientes, desde los tradicionales brackets metálicos hasta las modernas soluciones de ortodoncia invisible.
  • Cirugía bucal: son todos aquellos procedimientos quirúrgicos que se realizan tanto dentro de la boca (cirugía dentoalveolar) como en las mandíbulas (cirugía maxilar). A través de esta especialización se abordan la mayoría de las lesiones bucales y maxilares importantes, los trastornos de la articulación temporomandibular o la extracción de dientes retenidos, entre otros.
  • Odontopediatría: el diagnóstico y el tratamiento de patologías bucodentales durante la infancia se realiza a través de la odontopediatría. Es una especialidad de la odontología orientada al estudio del desarrollo de los dientes y de los problemas más frecuentes desde el nacimiento hasta los 14-18 años.
  • Periodoncia: el dentista que se especializa en periodoncia es experto en el tratamiento de las enfermedades del periodoncio. Este es un campo de trabajo muy amplio que engloba los problemas relacionados con las inflamaciones orales en el hueso y los tejidos que soportan la carga del diente.
  • Prótesis bucal e implantología: frente a la pérdida de piezas dentales o los problemas masticatorios derivados de esta, es habitual que intervenga un dentista especializado en prótesis e implantología. Los tratamientos con implantes dentales son una solución que cada vez tiene más presencia en las clínicas dentales y que ha supuesto un avance significativo en el sector. Una disciplina en constante evolución y en la que cada vez aparecen nuevas técnicas y nuevos materiales que garantizan unos excelentes resultados.
  • Odontología estética: es una parte de la práctica odontológica que ha ido ganando presencia en los últimos años. La especialidad estética está orientada a las intervenciones relacionadas con el diseño de la sonrisa y la restauración de su armonía en el conjunto facial.

Ortodoncia estética ortodoncia invisible

Con el paso de los años, cada vez encontraremos menos consultas de médicos estomatólogos. Teniendo en cuenta que la oferta formativa de esta especialidad se extinguió a finales de la década de los ’80 y que la última promoción se graduó en 2001, este es un perfil profesional prácticamente inexistente. Los odontólogos ocupan ahora la posición de estos expertos y son los encargados de velar por nuestra salud bucodental en diferentes ámbitos de especialización, con la misma vocación y profesionalidad.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Tiiz
Envíar
Ir arriba