El diastema dental forzado y las modas peligrosas

La morfología de la dentadura tiene unas características muy particulares que pueden variar de una persona a otra. Lo que nunca es aleatorio son los rasgos que definen una boca sana. Modas como la del diastema dental forzado obligan a la modificación de aspectos estructurales de la boca que son necesarios para garantizar su salud. Sin embargo, todavía hay pacientes que anteponen las normas cambiantes de la estética a los principios fundamentales de la salud bucodental. No caigas en esa trampa.

¿Qué es el diastema dental?

El diastema es una separación anómala entre dos dientes. Se produce de manera más frecuente entre los dos incisivos centrales, es decir, entre esos dos dientes más conocidos como ‘paletas’. Los diastemas dentales están presentes en un 95% de las bocas de los niños durante la primera dentición, de ahí que en los adultos genere una apariencia de sonrisa infantil. Lo más normal es que los huecos desaparezcan con la dentición definitiva y que solo un porcentaje muy reducido de adultos presente esta característica en su dentadura.

diastema

Causas más comunes del diastema dental en adultos

En algunos pacientes, el diastema no se corrige de forma automática tras caerse los dientes de leche y aparecer la dentadura definitiva. Esto se puede deber a varias causas:

    • Cuando los incisivos laterales, aquellos que se ubican justo después de las paletas, tienen un tamaño más pequeño de lo normal, es común que aparezca el diastema. Ello se debe a que los incisivos centrales tratarán de hacer un esfuerzo para cerrar el hueco con respecto a esos otros dos dientes y acabarán separándose entre sí.
    • También el frenillo labial es un aspecto clave en la separación de los incisivos centrales. El frenillo labial es una fina banda de tejido fibroso muscular situada en la parte central de la boca que conecta el labio con los tejidos gingivales, tanto en la parte superior como en la inferior. Un frenillo labial hiperdesarrollado fuerza el desplazamiento de las paletas en direcciones opuestas, provocando la aparición de un hueco entre ellas.
    • Los problemas de alineación de la dentadura también están relacionados con la aparición de huecos no solo entre los incisivos centrales sino en cualquier otra parte de la boca. Los dientes salidos o la sobremordida horizontal con resalte suelen figurar entre las causas más comunes.
    • La agenesia dental, esto es, la falta de alguna pieza en la dentadura, hace que los dientes tiendan a desplazarse para ocupar los espacios vacíos aunque de esta manera generen nuevos huecos interdentales.
    • Los malos hábitos de succión durante la dentición primaria como el abuso del chupete y los biberones o la costumbre de empujar la lengua contra los dientes superiores podrían terminar abriendo huecos entre los dientes.

La peligrosa moda de un diastema dental forzado

La presencia de diastemas dentales no supone un elevado riesgo para la salud bucodental, aunque cada caso es diferente. Si bien no siempre tienen porqué producirse problemas importantes, lo cierto es que los espacios interdentales demasiado notables están asociados a otras patologías y deberían ser valorados por un experto para una eventual intervención.

Existen numerosos motivos por los que puede ser recomendable someterse a un tratamiento de corrección:

  • Problemas al hablar relacionados con la posición de la lengua sobre los dientes durante la fonación.
  • Mayor riesgo de aparición de caries como consecuencia de los restos de comida que quedan atrapados en estos huecos.
  • Masticación defectuosa.
  • Mayor exposición a los problemas periodontales como la gingivitis o la periodontitis.
  • Desalineación de los dientes.
  • Molestias en mandíbulas, cuello, rostro y oídos derivados de la mala oclusión.

A pesar de todo, las intervenciones para la obtención de un diastema dental forzado están ganando popularidad. Ello se debe a que muchos rostros conocidos del ámbito de la música y el cine tienen una sonrisa que se caracteriza por este distanciamiento entre los incisivos centrales. Lejos de ser una ventaja, ya has visto que la separación entre los dientes puede acarrear numerosos problemas.

¿Por qué debes pensarlo dos veces antes de tomar una decisión?

Si te interesa este tema y has llegado hasta aquí buscado información al respecto, seguro que has leído que los diastemas no son un riesgo para la salud de la boca siempre y cuando se mantengan unas buenas pautas de higiene. Este argumento podría convencerte para que te sometas a una intervención estética que cambie radicalmente tu sonrisa, pero antes de dar un paso adelante, piensa en las consecuencias de esta decisión.

¿Existen tratamientos ortodónticos para separar los incisivos centrales? Sí. ¿Son seguros? Sí. ¿Te conviene pasar por esto? Es una decisión personal, pero desde el punto de vista odontológico no es en absoluto recomendable. Piensa que para obtener los resultados deseados es probable que debas pasar muchos meses con aparatos dentales, que con posterioridad podrías sufrir algunas de las consecuencias negativas más habituales en este tipo de cuadros y, lo más importante de todo, que se trata solo de una moda. ¿Sabes cuánto tiempo va a durar?

diastema natural

Opciones de tratamiento para el diastema dental natural

Si te sientes cómodo con tu diastema natural y no te está generando ningún problema de salud bucodental, no es necesario intervenir. Pero si empiezas a notar algunas de las consecuencias negativas de esta disfunción o si, desde el punto de vista estético, no deseas sumarte a la moda de las sonrisas con cierto aire infantil, existen opciones de tratamiento muy efectivas para corregir los espacios entre los dientes.

  • Ortodoncias: es el método de corrección más extendido ya que se pueden tratar de manera eficiente incluso los casos más severos. Hay que tener en cuenta que, a pesar de que los resultados son sensacionales, con el paso del tiempo los dientes tienden a moverse, por lo que es probable que haya que aplicar un sistema de retención al término del tratamiento ortodóntico.
  • Carillas dentales: las carillas dentales o carillas estéticas se pueden emplear como alternativa a las ortodoncias cuando el hueco entre dientes no es demasiado pronunciado. Es una intervención mucho más sencilla y de resultados inmediatos con la que además puedes mejorar otros aspectos de la sonrisa como el tamaño de tus dientes o el tono del esmalte.
  • Puentes y coronas: se emplean para resolver la ausencia de una pieza dental o agenesia. Su tamaño, su morfología y su color se adaptan a las características del diente natural para que no se note la diferencia.
  • Implantes: otra de las soluciones habituales en los casos de agenesia es la restauración de la sonrisa mediante el empleo de implantes. Estos se integran en el propio tejido de la encía adoptando las mismas características que las de un diente natural.
  • Frenectomía: si el origen del problema está en el frenillo bucal, habrá que actuar directamente sobre este. Para ello es necesario realizar una intervención quirúrgica que se denomina frenectomía y que consiste en seccionar ese trozo de tejido hiperdimensionado y reposicionarlo.

¿Estarías dispuesto a poner en riesgo la salud de tus dientes por una moda pasajera como el diastema forzado? Antes de realizar cualquier cambio en la morfología de tu dentadura recuerda que la conservación de tus dientes naturales durante el mayor tiempo posible debe ser siempre el objetivo prioritario. Mímalos y trata de proporcionarles siempre los mejores cuidados para que salud y belleza vayan de la mano. Si pones en peligro el futuro de tu dentadura por una moda, pierdes más de lo que ganas.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Tiiz
Envíar
Ir arriba
¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.