Dientes de leche y salud bucodental en la infancia

No existe una fecha determinada para empezar a hablar de higiene bucal. El principio por el que nos guiamos todos los profesionales de la odontología es que los dientes deben cuidarse desde el momento de su aparición. Los hábitos de higiene bucodental tienen que adquirirse a edades tempranas para garantizar su presencia a lo largo de toda la vida de la dentadura y el cuidado óptimo de los dientes de leche ayuda a prevenir muchos problemas en el futuro.

Características y particularidades de la dentición primaria

La sonrisa de un bebé siempre resulta hermosa y con la aparición de los primeros dientes se vuelve todavía más especial. ¿Te gustaría que tus hijos pudieran lucir esa sonrisa tan fresca y sana durante muchos años? Entonces es importante trabajar en ello desde la dentición primaria.

denticion primaria

Los dientes primarios, la dentición decidua o los dientes de leche, son piezas dentales temporales que están presentes en las mandíbulas al nacer y que emergen cuando el bebé tiene entre seis y doce meses.

Esta dentadura provisional se compone de un total de 20 piezas que habrán ocupado su espacio correspondiente cuando el pequeño alcance los tres años de edad.

La aparición de los dientes de leche varía en función de cada niño, aunque lo más habitual es que los primeros dientes aparezcan en la parte frontal de la boca, tanto en la encía superior como en la inferior. Esto suele provocar dolor e incomodidad al bebé debido a la presión que debe ejercer el diente para salir de la encía.

Una buena manera de aliviar ese dolor es aplicar sobre las encías una gasa húmeda o emplear un anillo de dentición para que el pequeño lo muerda y ayude a que los dientes rompan la encía con mayor facilidad. Existen muchos trucos con los que hacer más llevadero este proceso, pero ninguno de ellos evitará que tu pequeño esté de mal humor durante los días más molestos.

Un poco de paciencia y mucho cariño es lo mejor para sobrellevar esta etapa tan decisiva en el desarrollo de su boca.

¿Por qué son tan importantes los dientes de leche?

Masticar, hablar, sonreír… La dentadura tiene numerosas funciones que afectan al desarrollo físico y personal de las personas, y los dientes de leche son el punto de partida de este proceso. No en vano, estas piezas dentales temporales son las encargadas de ‘reservar’ un espacio a los dientes permanentes, por lo que no hay que perder de vista su evolución.

Dientes de leche salud bucodental ninos

Aparte de garantizar el espacio que habrá de ocupar la dentadura definitiva, la dentición primaria cumple con otras funciones importantes:

  • Su aparición implica la introducción gradual de nuevos alimentos en la dieta. Es un paso importante en el desarrollo nutricional del bebé e indica el salto entre la leche materna y otros ingredientes que van a ir completando la dieta para garantizar un crecimiento saludable.
  • Las raíces de los dientes primarios son reabsorbidas por el cuerpo y contribuyen a la mineralización de los dientes permanentes. Es un proceso fisiológico determinante en la salud de las futuras piezas dentales una vez que los dientes de leche han desaparecido.
  • Las estructuras maxilofaciales también tienen que desarrollarse y la aparición de una dentadura temporal ayuda a que tanto los huesos como los músculos vayan adquiriendo la posición adecuada.
  • Los dientes de leche intervienen en el proceso de fonación y son una parte esencial en el aprendizaje de un niño. Forman parte de la pronunciación de determinados fonemas y no sería posible concebir el habla sin su presencia.

¿Cuándo hay que empezar con las visitas al dentista?

Sería un grave error pensar que como los dientes de leche son solo dientes temporales cualquier problema que surja con ellos desaparecerá de manera eventual.

Nada más lejos de la realidad.

Para proteger los dientes del bebé durante las próximas décadas es imprescindible que el cuidado oral comience con la aparición de la dentadura primaria.

Lo ideal sería que tu hijo tuviera su primera revisión dental entre la aparición del primer diente y antes de cumplir un año. No será un chequeo tan exhaustivo como el de los adultos pero sí ayudará a realizar una valoración inicial del estado de su boca y a establecer unas primeras pautas de salud oral como la retirada del chupete o superar la costumbre de chuparse el dedo.

Un poco más adelante y cuando todas las piezas dentales temporales hayan emergido habrá que comenzar con los hábitos de higiene rutinarios empleando para ello cepillos de cerdas muy suaves y pasta de dientes infantil.

dientes de lecheEn este sentido, la visita al dentista permitirá que un especialista le enseñe el modo correcto de realizar la limpieza dental y normalizará el paso por la consulta para evitar la aparición de fobias y temores ya en la edad adulta.

Si bien todas estas pautas de higiene y cuidado bucal son muy necesarias, es importante destacar que el componente genético también tiene un papel destacado en la salud bucal de tu pequeño. El tipo de saliva, el esmalte débil, los surcos y fisuras pronunciadas y los antecedentes familiares pueden hacer que exista una mayor predisposición a la aparición de caries y otros problemas bucales.

En estos casos hay que extremar las precauciones: si las caries en los dientes de leche afectan a la pulpa los dientes permanentes también podrían sufrir las consecuencias.

5 consejos para el cuidado de los dientes de leche

Las pautas de higiene en odontología pediátrica no difieren tanto de las de un adulto, si bien hay que tener en cuenta algunas consideraciones específicas para estas edades:

  1. Limpieza de dientes después de cada comida principal. En este sentido, lo más recomendable es que los niños no se vayan a la cama con el biberón si no va a haber una limpieza de dientes posterior.
  2. Aprender a escupir bien después de cada cepillado para eliminar la suciedad que se ha desprendido de los dientes y encías.
  3. Evitar las comidas entre horas. Una vez que se han cepillado los dientes no se recomienda tomar bebidas que no sean agua o ingerir alimentos como dulces y chucherías. El azúcar es el principal riesgo para la salud de los dientes, no tanto por la cantidad de la ingesta sino por la frecuencia con la que se consuma. Los mejores tentempiés son las frutas y los zumos naturales.
  4. Prevenir lesiones en la boca mediante el uso de las protecciones adecuadas. Algunas actividades y deportes de contacto exigirán el uso de protectores bucales. En el caso de que se produzca alguna lesión en el diente de leche por algún golpe o caída habrá que realizar un seguimiento profesional del caso.
  5. A partir de lo cinco años y cuando el niño tenga un mayor control sobre el cepillado, sería interesante incluir en sus pautas de higiene diaria el uso de un colutorio infantil con flúor.

Es cierto que los dientes de leche son solo el paso previo a la aparición de la dentadura definitiva, pero acompañarán a tu hijo en sus primeros años de su vida. Durante este período y sobre todo durante la dentición mixta, cuando coinciden las piezas temporales con las permanentes, es muy importante prestar atención a su limpieza para minimizar los riesgos en el futuro.

A estas edades, una buena higiene bucal y unos hábitos saludables para el desarrollo de las estructuras maxilofaciales reducirán de manera significativa el riesgo de sufrir problemas bucodentales en la edad adulta o la necesidad de realizar tratamientos de ortodoncia en la infancia y la adolescencia.

5/5 (1 Review)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Ir arriba

¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Haz clic sobre el botón para aceptar nuestra política de cookies.