Dentaduras postizas: ¿encaja todo bien?

Conservar los dientes naturales hasta bien entrada la vejez debería ser el objetivo prioritario de nuestra higiene bucodental desde que aparecen los dientes definitivos. Sin embargo, hay muchos motivos por los que, sobre todo en la etapa geriátrica, el deterioro dental obliga a reemplazar la dentadura natural por otra artificial. Los dientes postizos siguen siendo una de las alternativas más empleadas en personas de edad avanzada que, a pesar de haber perdido sus dientes naturales no tienen por qué ver mermada su calidad de vida.

¿Qué tipos de dentaduras postizas existen?

Dentro de las diferentes alternativas de prótesis dentales están las dentaduras postizas, que a su vez se dividen en dos categorías:

  • Dentaduras postizas parciales: son aquellas que se emplean cuando la mayoría de las piezas dentales están sanas y solo se han perdido las de algunas zonas determinadas de la boca. Los denominados puentes dentales entrarían dentro de esta categoría.
  • Dentaduras postizas completas: sustituyen a todos los dientes de una arcada, ya sea la superior o la inferior, en los pacientes edéntulos.

Si ahondamos más en la tipología de estas prótesis dentales, descubrimos que también es posible hacer una clasificación en función de la morfología de estas piezas.

Prótesis mucodentosoportadas

Se conocen también como dentaduras postizas flexibles o prótesis esqueléticas y se emplean en los casos en los que el paciente aún conserva parcialmente sus dientes naturales. Van apoyadas tanto sobre la encía como sobre los dientes y al contar con el apoyo de piezas naturales ofrecen una mayor estabilidad.

Para mantenerse en su posición emplean un esqueleto metálico a base de ganchos que, a pesar de ser muy resistentes, terminan cediendo con el paso del tiempo. En cualquier caso, son las prótesis dentales parciales y removibles más populares.

Prótesis mucosoportadas

Son las dentaduras postizas convencionales, esas que todos hemos visto utilizar a nuestros mayores. Se utilizan cuando ya no hay ningún diente en la boca, por lo que se sujetan directamente sobre la encía y el hueso maxilar. La mayoría de los pacientes responde muy bien a este tipo de dentaduras porque tienen unos acabados muy naturales y, aparte de mejorar su calidad de vida, suponen un incremento importante en su nivel de autoestima.

La desventaja de este tipo de soluciones es que con frecuencia no obtienen una sujeción óptima y ‘bailan’ un poco en el interior de la boca. Suele ser una condición indispensable emplear un pegamento de dentaduras para asegurar su posición.

Prótesis implantosoportadas

La inestabilidad de las dentaduras postizas convencionales ha obligado a la búsqueda de otras soluciones más efectivas para los pacientes edéntulos. Al contrario de lo que sucede con las prótesis anteriores, estas dentaduras postizas se componen de dos partes: los implantes y la prótesis. Primero se colocan varios implantes que servirán como punto de sujeción. Estos están formados por un tornillo de titanio que se inserta en el hueso maxilar y que realiza la misma función que la raíz natural del diente.

Dientes postizos o dientes naturales

Las sobredentaduras van encajadas sobre estos implantes, cuyo número varía entre 4 y 8 por arcada, en función de las necesidades de cada paciente. Este método aporta mucha estabilidad pero también exige una intervención quirúrgica, por lo que resulta más invasivo y de coste más elevado.

Proceso de adaptación a una nueva dentadura postiza

Las molestias durante las primeras semanas de uso de una dentadura postiza no son motivo de preocupación. Cualquier cambio en la morfología de la boca, sobre todo aquellos que están relacionados con el uso de prótesis dentales, genera esta incomodidad pasajera que no pasa inadvertida. No obstante, en el caso de las prótesis implantosoportadas harán falta alrededor de once semanas para completar la colocación de toda la dentadura, ya que hay que esperar a que los tejidos óseos cicatricen antes de acomodar los nuevos dientes.

Por otro lado, durante el proceso de adaptación a una dentadura extraíble, ya sea completa o parcial, no son tan importantes los síntomas como la duración de los mismos. La irritación e incluso los dolores leves o moderados dejan de ser afecciones comunes cuando se prolongan en el tiempo. Si se experimentan estas molestias durante demasiadas semanas, es necesario acudir al dentista para averiguar cuál es el origen de ese malestar.

La supervisión por parte de un especialista durante las primeras semanas de uso de una dentadura postiza resulta clave en el éxito de estos tratamientos. Es el modo más efectivo de resolver las dudas del paciente, controlar la evolución de sus encías y prevenir eventuales problemas. Disponer de información detallada acerca de todos estos aspectos hará más llevadero el proceso de adaptación y proporcionará al paciente mayor confianza en unos buenos resultados.

Problemas comunes con dientes postizos

A pesar de que la tecnología dental ha avanzado mucho, cualquier procedimiento que implique la colocación en la boca de un elemento ajeno presenta algunos riesgos. En el caso de las dentaduras postizas existen deficiencias comunes que en la mayoría de los casos se pueden solventar con el empleo de implantes o adhesivos y, sobre todo, con mucha paciencia para superar con éxito el período de adaptación.

  • Exceso de movimiento de la prótesis porque no encaja bien en las encías o los dientes.
  • Estabilidad reducida, sobre todo en la arcada inferior, que provoca inseguridad en el paciente.
  • Irritación o inflamación como consecuencia de la fricción en prótesis mal encajadas.
  • Dificultades para una correcta dicción que se hace más evidente al pronunciar palabras en las que la lengua debe colocarse en el paladar o detrás de los dientes.
  • Dificultades de masticación durante el proceso adaptativo.
  • Aumento de la producción de saliva.
  • Deficiencias en la percepción de la textura y la temperatura de los alimentos.

Los eventuales problemas que puedan ocasionar las dentaduras postizas se resuelven de manera positiva durante el período de adaptación y siguiendo las recomendaciones del dentista. Con todo, es importante visitar más a menudo al especialista durante esos primeros meses para realizar los ajustes pertinentes y que todo encaje a la perfección.

¿Necesitan algún cuidado especial tus dientes postizos?

A pesar de que se componen de dientes artificiales, las dentaduras postizas exigen unas pautas de higiene diarias específicas. No debemos obviar el hecho de que estas piezas están en contacto con las mucosas y los huesos de la boca, por lo que una deficiencia en su limpieza y mantenimiento puede acarrear problemas de salud oral.

Los cuidados diarios de este tipo de prótesis implican:

  • Para limpiar la dentadura, emplear solo pastas de dientes específicas para prótesis artificiales o, en su defecto, un jabón neutro si la prótesis es extraíble.
  • Recurrir a cepillos con cerdas de nylon suaves diseñados para la limpieza de dientes postizos.
  • Retirar las prótesis removibles durante la noche para prevenir la aparición de úlceras bucales y mantenerlas hidratadas en una solución limpiadora.
  • Una vez extraída la prótesis, lavar con suavidad las encías. En presencia de dolor o molestias, se pueden masajear con un cepillo suave y agua tibia.
  • No emplear palillos u otros instrumentos similares sobre la dentadura postiza, sobre todo en el momento en que se lleva puesta.

Conserva tus dientes naturales el máximo tiempo posible

Los dientes postizos deberían ser la última solución a los problemas de salud bucodental. En la medida de lo posible, tu odontólogo tratará siempre de salvar el mayor número de piezas dentales sanas posibles porque nada hay más seguro y duradero que unos dientes naturales bien cuidados.

Dentadura postiza

Incluso habiendo padecido problemas dentales complejos, desde enfermedad periodontal hasta pérdida parcial de dientes o fisuras graves en los mismos, existen tratamientos alternativos que te permitirán conservar el diente sin necesidad de recurrir a prótesis artificiales. En cualquier caso, no se deben desestimar estas opciones ya que en personas de edad avanzada y pacientes edéntulos siguen siendo las soluciones más prácticas y efectivas.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Ir arriba