Cuántos músculos se utilizan para sonreír y por qué debes hacerlo más

¿Te has preguntado alguna vez cuántos músculos se utilizan para sonreír? Hoy te lo desvelamos y te explicamos por qué debes sonreír más.

Puede que no sea más feliz aquel que se dedique a sonreír a la vida, pero desde luego tampoco logrará serlo quien nunca lo haga. Partiendo de la base de que no todas las sonrisas son sinónimo de alegría, son muchos los estímulos positivos asociados a esta forma de expresión facial. Por este motivo, cuanto más enseñes tus dientes, más cerca vas a encontrarte de la plenitud emocional.

Por qué sonríen los seres humanos

Como en tantos otros aspectos de nuestro comportamiento, la sonrisa es uno de esos rasgos definitorios del ser humano que también proviene de los primates. Lejos de ser una mera expresión de la felicidad, este gesto es una compleja herramienta de comunicación empleada por la especie humana desde hace miles de años.

Como en el caso de los chimpancés, los seres humanos tienen los músculos de la cara muy flexibles, una característica imprescindible para poder modificar el gesto en función de su estado anímico, cambiar de expresión e incluso emitir sonidos. Todo ello influye de manera notable en su forma de comunicarse con el mundo. No en vano, la expresión facial constituye en todas las culturas una herramienta de gran utilidad para intuir las intenciones de otros sujetos sin que sea necesario el intercambio verbal de información ni un excesivo acercamiento físico.

Cuántos músculos se utilizan para sonreír

La sonrisa es, por lo tanto, un medio de defensa innato que la especie lleva impreso en sus instintos naturales. Los primates la emplean sobre todo como señal amistosa que invita a la proximidad. Pero aparte de esta finalidad comunicativa, se puede recurrir a ella como terapia para la mejora de la salud en muchos aspectos.

Cuántos músculos se utilizan para sonreír

El rostro humano se compone de casi medio centenar de músculos con cuyo movimiento se consigue formar todas las expresiones faciales, así como ejecutar otras funciones como la de masticar, parpadear o estornudar. Dependiendo del tipo de sonrisa y de la intensidad de la misma, se pondrán en marcha entre 12 y 17 de esos músculos para la obtención del gesto deseado.

Los principales músculos que intervienen en la sonrisa son el cigomático mayor y el menor, el orbicular de los ojos, el elevador del ángulo de la boca, el del labio superior y el risorio. Resulta curioso que esbozar una sonrisa suponga menos esfuerzo a nivel funcional que llorar o fruncir el ceño y, sin embargo, sus resultados sean mucho más beneficiosos para tu estado de ánimo.

La sonrisa ‘Duchenne’ y los beneficios de sonreír a diario

En el siglo XIX, el médico francés Guillaume Duchenne se interesó por las características de la sonrisa humana y la relación entre esta y determinados proceso neurológicos. Sus estudios le permitieron llegar a la conclusión de que hay un determinado tipo de sonrisa, una sonrisa genuina y sincera, capaz de activar todos los procesos intelectuales que se producen en la zona del córtex, generar endorfinas y conducir al individuo aun estado de mayor felicidad.

chica sonriendo

Esta sonrisa, conocida también como ‘sonrisa Duchenne’ en honor a su descubridor, se caracteriza por una ligera elevación de la comisura de los labios, los párpados levemente entrecerrados y una discreta abertura de la boca que permite ver parte de los dientes. En definitiva, un gesto sencillo y natural que además representa numerosos beneficios para la salud.

  • La sonrisa y, por extensión, la risa, hacen que el cerebro libere adrenalina, endorfinas, serotonina y dopamina. Todas estas hormonas están relacionadas con la reducción del dolor físico y emocional, el aumento del número de leucocitos y la mejora del sistema inmunológico. No resulta extraño que se conozcan popularmente como las ‘hormonas de la felicidad’.
  • Sonreír abre nuevos y enriquecedores canales de comunicación. Es un gesto que permite transmitir un mensaje amistoso y descartar cualquier posibilidad de ofensa o amenaza, haciendo más cómodo el diálogo entre dos personas y favoreciendo a la creación de vínculos constructivos.
  • A nivel físico, la sonrisa no solo hace más atractivas a las personas sino que ayuda a reducir la tensión muscular y combatir el estrés. Es un método natural de relajación que oxigena el organismo y que permite mantener la piel más tersa y joven. Por otro lado, una carcajada intensa y duradera moviliza los músculos del abdomen, favorece la digestión y eleva el ritmo cardíaco hasta tal punto que reír durante 15 minutos puede ser similar a dar un largo paseo en bicicleta.
  • En el cerebro humano existe una neurona ‘espejo’ que convierte la sonrisa en algo contagioso y es por eso que nuestra expresión influye también en el comportamiento de quienes nos rodean. Así, sonreír es una actividad tan beneficiosa para ti como para tu entorno.

Desde 1999, cada primer viernes de octubre se celebra el Día Mundial de la Sonrisa. Esta iniciativa promovida por el artista Harvey Ball (creador de la popular Smiley Face) pretende fomentar la alegría en todo el mundo a través un gesto tan espontáneo y natural como este. Pero no hace falta esperar a una fecha tan señalada para celebrar los beneficios de la sonrisa cuando existen tantos motivos para ponerlos en práctica todos los días del año, ¿verdad? ¡Sonríe!

5/5 (2 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Ir arriba

¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Haz clic sobre el botón para aceptar nuestra política de cookies.