Roncopatía y apnea del sueño ¿qué puede hacer por ti tu odontólogo?

Cuando durante el descanso el aire tiene dificultades para pasar por la laringe se produce eso que conocemos como ronquido. Un sonido grave y vibrante, de mayor o menor intensidad y, por lo general, siempre molesto para la persona que duerme al lado del roncador. Pero aparte de lo anecdótico de esta patología, hay que tener claro que la roncopatía es la antesala de la apnea del sueño y que, en ambos casos, estas circunstancias afectan de manera significativa a la calidad del sueño.

Ronquidos y apnea: los trastornos del sueño más comunes

Según un estudio de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid), los ronquidos son algo habitual en dos de cada tres hombres y en una de cada tres mujeres. Más allá de las creencias que se ciernen en torno a este problema, los ronquidos son un trastorno del sueño con un importante impacto en la salud. En algunos pacientes estas dificultades respiratorias al dormir pueden derivar en:

  • Cansancio crónico
  • Dolores de cabeza
  • Hipersomnia diurna
  • Pérdida de memoria
  • Depresión
  • Deterioro intelectual
  • Disfunción eréctil

Pero el problema más grave es que esos ronquidos a los que no siempre se les da demasiada importancia pueden derivar en una condición mucho más grave: la apnea del sueño. Este trastorno se traduce también en una alteración del descanso y está relacionado con patologías cardiovasculares de mayor riesgo, como:

  • Arritmias
  • Infarto
  • Cardiopatía isquémica
  • Hipertensión arterial

Roncopatía y apnea del sueño

¿Cuáles son las causas de la roncopatía y la apnea del sueño?

La roncopatía crónica no es una peculiaridad que presentan algunas personas mientras duermen. Ese ruido respiratorio con el que se suele bromear es consecuencia de un estrechamiento de las vías respiratorias superiores al dormir y, como tal, tiene sus consecuencias.

En función del alcance de esta condición y de la gravedad de la misma, en la roncopatía se diferencian tres tipos de cuadros clínicos:

  1. El ronquido simple que se origina en las vías respiratorias altas y que no está asociado a episodios de apnea.
  2. El síndrome de resistencia aumentada en las vías aéreas superiores que provoca un sobreesfuerzo respiratorio que acaba derivando en microdespertares.
  3. El síndrome de apnea-hipoapnea obstructiva del sueño, con obstrucciones respiratorias totales que se suceden de manera intermitente durante la noche.

En los tres casos se pueden encontrar causas fisiopatológicas que en ocasiones son de origen anatómico, como la posición de la mandíbula, la desviación del tabique nasal, el paladar blando o el engrosamiento de la úvula, y en otras de origen funcional, es decir, relacionadas con el conjunto de mecanismos que permiten una correcta ejecución de los movimientos respiratorios.

Aparte de estas causas que solo se pueden corregir mediante la puesta en marcha de un tratamiento médico, también hay factores que predisponen a la aparición de estas disfunciones y que se pueden abordar con un cambio hacia hábitos de vida más saludables. Así pues, otros aspectos desencadenantes de la roncopatía y la apnea del sueño suelen ser:

  • El sobrepeso y la obesidad
  • El consumo de alcohol y el tabaquismo
  • El exceso de respiración bucal
  • La incorrecta posición de la cabeza y el cuello al dormir
  • La falta de higiene nasal
  • Algunos medicamentos para ayudar a dormir, como las benzodiacepinas

¿Cómo abordar este problema?

No existen métodos milagrosos para el tratamiento de la roncopatía y mucho menos para la apnea del sueño. Los remedios más ‘caseros’ como pinzas o cintas para la nariz no suelen resultar una alternativa eficaz ni para quienes padecen esta condición ni para quienes tienen que convivir con ella. Los ronquidos y los episodios de disminución de oxígeno durante el descanso han de tratarse en la consulta del especialista.

Ahora bien, ¿de qué especialista? Sobre esto sí que existen diferentes opiniones ya que el abordaje de estas patologías no siempre tiene por qué realizarse con un otorrinolaringólogo, un cardiólogo o un neumólogo. De hecho, el diagnóstico y el tratamiento de las patologías relacionadas con el sueño suele tener más éxito cuando se realiza desde un enfoque multidisciplinar. Es aquí donde la odontología también tiene algo que aportar a la solución.

Según sea la gravedad de la apnea (severa, leve o moderada) y el origen de la roncopatía de base, puede aplicarse un tratamiento acorde a las necesidades de cada paciente. En cuadros moderados y graves las alternativas más comunes son:

  1. Intervención quirúrgica: es la opción más invasiva y se emplea en aquellos casos en los que el tratamiento instrumental (mascarillas) o farmacológico no da resultado. Las intervenciones pueden ser de diferente tipo dependiendo de dónde se encuentre el origen del problema: traqueostomía, amigdalectomía, uvulopalatofaringoplastia, intervenciones maxilo-mandibulares…
  2. Máquina de presión positiva (CPAP): es un dispositivo conectado a una mascarilla nasal que proporciona una presión continua positiva en la vía aérea para facilitar la respiración mientras el paciente duerme.
  3. Farmacoterapia: a pesar de que figura entre las alternativas existentes para el tratamiento de la apnea y la hipoapnea, no es la vía más empleada. A día de hoy no existe ningún fármaco que constituya una solución terapéutica del todo eficaz para estas patologías, aunque se sigue investigando el potencial de sustancias como el modafilino, los antidepresivos tricíclicos y algunos suplementos hormonales.

¿Qué puede hacer la odontología por el tratamiento de la roncopatía y la apnea del sueño?

La cuarta línea de tratamiento, orientada a los casos leves-moderados, es la que pone a la odontología y a los Dispositivos de Avance Mandibular (DAM) en el centro de la solución.

apnea del sueño dispositivo avance mandibular DAM

¿Qué son los Dispositivos de Avance Mandibular y cuáles son sus efectos?

Se conocen también como aparatos intraorales, prótesis dilatadoras nasales o prótesis de avance mandibular, pero en definitiva son siempre el mismo aparato. Un Dispositivo de Avance Mandibular (DAM) es una férula que el paciente debe colocarse en el interior de la boca al irse a dormir. Existen férulas estándar aptas para cualquier persona, aunque lo más recomendable es que cada paciente cuente con un DAM fabricado a medida.

Estos dispositivos pueden ser monobloque o estar divididos en dos piezas, la superior y la inferior, conforme a la disposición mandibular de la persona que lo vaya a emplear y a las particularidades de su trastorno del sueño. Su principal función es la de desplazar ligeramente las mandíbulas mientras se está en posición de dormir para facilitar el flujo de aire y evitar el colapso respiratorio que provoca microdespertares poco saludables.

El avance se debe poder regular al milímetro y la férula debe encajar a la perfección en la mandíbula para impedir que se desplace de su posición, motivos que justifican la necesidad de un diseño hecho a la medida del paciente. El desplazamiento nocturno de los maxilares no afecta a la disposición de la dentadura y debe ser siempre supervisado por un especialista para garantizar su correcto funcionamiento. Además, ayuda a incrementar el tono muscular en el entorno de la vía aérea que parte de la boca. De este modo, no solo de forma inmediata sino también a largo plazo, proporciona una mayor calidad del sueño a las personas afectadas por estos trastornos respiratorios.

Las particularidades de cada roncopatía o el número de apneas que se produzcan durante la noche serán determinantes para establecer las pautas de tratamiento más adecuadas para cada paciente. En este sentido, no hay que obviar que en los casos leves y moderados las soluciones que se plantean desde el ámbito de la odontología pueden ser muy efectivas y desde luego mucho menos invasivas que el resto de opciones disponibles. Si roncas con asiduidad y quieres mejorar la calidad de tu sueño y de quienes descansan cerca de ti, valora con tu odontólogo la posibilidad de utilizar un dispositivo de avance mandibular para ponerle fin a este sonoro problema.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Tiiz
Envíar
Ir arriba
¡Qué bien tenerte por aquí! Comentarte que esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.