Bancos dentales: ¿podrán regenerarse los dientes en el futuro?

La conservación de células madre es uno de los numerosos campos en los que trabaja la medicina regenerativa. La costumbre de guardar los dientes de leche de tus hijos podría convertirse en un paso importante en la consecución de tratamientos de salud cada vez más ambiciosos. Con el fin de dar un nuevo impulso a este tipo de terapias se han creado los bancos dentales, una nueva forma de apostar por el potencial de las células madre.

¿Qué son los bancos dentales?

Si alguna vez tus hijos te han preguntado dónde van a parar los dientes que se lleva el Ratoncito Pérez, ahora tienes una respuesta bastante realista que ofrecerles: a los bancos dentales.

Un banco de dientes, como su propio nombre indica, es un lugar en el que los dientes son tratados y almacenados en unas condiciones especiales para su eventual uso autólogo. Es decir, del diente de leche caído o de la pieza extraída se podría, en un futuro, realizar un trasplante de células en la misma persona que realizó la donación, desencadenando menos reacciones inmunológicas adversas que las que puede conllevar un implante convencional u otro tipo de trasplantes cuyas células madre provengan de otras fuentes.

Los primeros dientes donados a un centro de estas características viajaban hasta Noruega, donde desde hace ya varios años funciona uno de los bancos de dientes más importantes de Europa. Más de 100.000 niños han participado en las donaciones a este centro de investigación que, a partir de esas piezas dentales realiza estudios sobre la incidencia de los agentes medioambientales en la salud infantil.

Ratoncito Pérez dientes infantiles

Hace ya tiempo que los dientes de leche no tienen que realizar un viaje tan largo y que el destino que les espera es todavía más prometedor: el primer banco de células madre dentales de España se encuentra en Murcia. Se trata del Dencells Biomedical Institute, un centro especializado en pulpa dental y células madre dentales en el que tanto los dientes deciduos como los que han sido extraídos por recomendación de un especialista tienen una segunda oportunidad.

Las increíbles propiedades de las células madre de los dientes

Se suele decir que la Naturaleza es sabia y el cuerpo humano lo es más. Es inteligente hasta el punto de haber ‘escondido’ células madre en uno de los espacios más protegidos de nuestra anatomía: los dientes.

Tras numerosas investigaciones se ha llegado a la conclusión de que la pulpa de los dientes es otro importante banco de células madre en el cuerpo. Células que, a pesar de encontrarse tan bien resguardadas, resultan fácilmente accesibles. Esto convierte a nuestros dientes en una importante herramienta de trabajo en terapias celulares y de medicina regenerativa personalizada cuyas aplicaciones no se limitan al ámbito de la salud bucodental.

Las células madre extraídas de la pulpa dental tienen un gran potencial terapéutico. Su particular estado de inmadurez las convierte en una alternativa versátil en el extenso ámbito de las técnicas regenerativas.

Bancos dentales células madreAunque todas estas terapias están todavía en proceso de investigación y desarrollo para un mayor aprovechamiento de todas sus capacidades, se sabe que estas células proporcionan resultados favorables en el tratamiento regenerativo de diversas afecciones:

  • Lesiones articulares, musculares y óseas
  • Lesiones de la médula espinal
  • Enfermedades periodontales y otros problemas odontológicos
  • Quemaduras y lesiones en la piel
  • Enfermedades neurodegenerativas
  • Cirugía plástica de diversa índole
  • Problemas cardíacos
  • Lesiones en el hígado

Células madre y regeneración dental

Entre las grandes posibilidades que ofrecen las células madre que son extraídas de la pulpa dental está la de la propia regeneración de los dientes. Los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia son los pioneros en este tipo de técnicas que, en pocas palabras, podrían lograr que los dientes volvieran a crecer.

Por el momento los estudios más destacados se han realizado con roedores y han ofrecido resultados favorables. La integración de las células madre en los tejidos circundantes al diente extraído permitió el crecimiento ortotópico (dentro del propio cuerpo) de una nueva pieza dental en apenas ocho semanas. Este descubrimiento deja en el aire la posibilidad de que en un futuro los implantes dentales puedan ser reemplazados por dientes que vuelven a crecer por sí solos.

El proceso de criopreservación

El secreto de los bancos dentales está en el tratamiento que reciben los dientes para su correcta conservación. Hay que destacar que no todas las piezas dentales, ni siquiera las deciduas, son susceptibles de pasar a formar parte de un banco de células madre de estas características. Antes de proceder a su clasificación y almacenamiento, los dientes pasan por un estudio exhaustivo con el fin de asegurar que cumplen con los requisitos necesarios.

  • No pueden haber sufrido pulpitis o necrosis pulpar.
  • No pueden haber experimentado problemas periodontales.
  • Deben ser dientes sanos y sin fracturas.
  • En caso de ser dientes procedentes de una extracción, esta se debe haber ejecutado sin el empleo de turbinas.

Una vez que se ha demostrado la idoneidad de los dientes y tras garantizar el buen estado de salud del paciente a través de un análisis de sangre, se procede a la extracción de las células madre y a su criopreservación. En este sentido, hay que destacar que no es tan importante la cantidad de células madre que se puedan obtener del diente sino la calidad de las mismas.

El proceso de criopreservación será el último paso. Aunque el nombre parezca sacado de un cómic de superhéroes, este término se emplea para definir un concepto que, al menos en la teoría, resulta muy fácil de comprender: la detención de todas esas reacciones bioquímicas que hacen que las células mueran. ¿Cómo se consigue esto? Mediante un proceso controlado de congelación.

La criopreservación se ejecuta con el empleo de nitrógeno líquido a temperaturas que oscilan entre los -80º y lo -196º C. A estos niveles, las células y los tejidos que las rodean se congelan y sus funciones vitales quedan suspendidas en una especie de limbo de inactividad que impide su envejecimiento. De esta manera, cuando en un futuro el paciente necesite de sus propias células madre para someterse a cualquiera de las terapias regenerativas que hemos citado, tan solo habrá que revertir el proceso y reimplantarlas en el lugar necesario.

Un futuro esperanzador en la búsqueda de células madre mesenquimales

Desde que a comienzos del siglo XXI se ratificara la existencia de células madre en la pulpa de los dientes, las investigaciones en este ámbito han avanzado a pasos agigantados. Tras los estudios realizados por S. Gronthos y su equipo de colaboradores y con posterioridad por Shongtao Shi, se han abierto nuevas perspectivas en la conservación ex vivo de células y tejidos y en su eventual uso autólogo.

Pero el futuro de las terapias regenerativas con células madre dentales presenta además un gran aliciente para los investigadores. Frente a las células que se obtienen de otros tejidos como el cordón umbilical, las células madre extraídas de la pulpa dental son de tipo mesenquimal. Esto implica que tienen la capacidad de multiplicarse y renovarse y, por tanto, ser útiles en un amplio rango de tratamientos posteriores en adultos.

Por su parte, las células obtenidas del cordón umbilical durante el parto son de tipo hematopoyéticas, incapaces de multiplicarse y útiles solo en enfermedades que tengan origen en la sangre como la anemia, el linfoma o la leucemia.

Es probable que los bancos dentales y la criopreservación se conviertan en la clave de las terapias regenerativas del futuro. El tratamiento de células madre dentales aún se encuentra en fase de desarrollo, pero los últimos avances en la materia siguen apuntando hacia el gran potencial de estos procedimientos. Por la relativa sencillez del proceso y las innumerables propiedades terapéuticas que ofrece, este tipo de servicios pronto dejarán de ser algo exclusivo para convertirse en una alternativa mucho más accesible.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Ir arriba