Alargamiento coronario para una sonrisa sobresaliente

Ni todas las dentaduras son iguales ni todas las sonrisas se parecen. Pero en ese interminable catálogo de expresiones de nuestra boca hay una realidad en la que no hay espacio para interpretaciones: el margen de la encía determina la cantidad de superficie dental que se expone y con ella la belleza y simetría de la sonrisa. Cuando la altura de la encía sobrepasa el espacio que le corresponde es necesario devolverle el protagonismo a los dientes mediante un alargamiento de corona.

¿Microdoncia o escasa longitud de la corona?

En este blog ya hemos tratado con anterioridad los problemas de macrodoncia y microdoncia. Estos se refieren a unas dimensiones anómalas de las piezas dentales como consecuencia de la sobredimensión del hueso maxilar, el enanismo hipofisiario o la desproporción entre dientes correlativos. Pero en otros casos, el problema de unos dientes pequeños no está en la pieza dental en sí sino en la relación entre la longitud de la corona y la cobertura que ofrece la encía.

Te habrás percatado de que en la sonrisa de algunas personas destacan más las encías que los propios dientes. Es lo que se conoce como sonrisa gingival. En ellas los dientes parecen haber sido absorbidos por los tejidos que recubren el hueso maxilar y ayudan a su sustentación. En estas circunstancias, el problema de unos dientes pequeños se puede resolver mediante el alargamiento coronario, una intervención quirúrgica que pone al descubierto una mayor superficie del diente.

Incrementar la longitud de la corona no es solo una intervención estética

Aunque muchos de los pacientes que se someten a una intervención de alargamiento coronario lo hacen con el objetivo de corregir su sonrisa, este tipo de prácticas también resultan de utilidad en otras circunstancias.

  • Caries profunda: la parte del diente afectada por una caries no siempre es accesible. En determinadas circunstancias el odontólogo se verá obligado a ampliar el espacio que queda expuesto del diente con el objetivo de acceder a la superficie dañada. Este incremento en la longitud de la corona no supone ninguna complicación, aunque es cierto que cuando se realiza en un diente con endodoncia el procedimiento puede ser algo más difícil. El problema en estos casos no es la intervención en sí sino el hecho de que el paciente, al no tener sensibilidad en la zona en la que ha aparecido la caries, no se dará cuenta de que la tiene.
  • Colocación de coronas: las coronas dentales se aplican sobre toda la parte sana del diente de tal modo que la prótesis quede bien asegurada. Si no dispone de suficiente superficie en la que sujetarse existe más riesgo de que se produzca una eventual filtración que acabe con la pérdida de la prótesis. De manera general, una corona dental necesita de un espacio de 1,5 milímetros sobre el que descansar. Si la encía invade el espacio requerido, habrá que proceder a un alargamiento coronario para obtenerlo.
  • Fractura dental: un fuerte traumatismo dental puede ser la causa de la pérdida de un diente. Lo habitual es que si la raíz de este no ha sido dañada y no hay otros factores que comprometan su salud, el especialista trate de salvar la pieza dental natural mediante una reconstrucción de la misma. El material que se emplea en la rehabilitación u obturación de un diente debe cubrir por completo la superficie fisurada, incluida aquella que pueda estar cubierta por el tejido gingival. Es el único modo de garantizar unos resultados óptimos en la reconstrucción del diente.
  • Eliminar una bolsa periodontal: la acumulación de placa bacteriana bajo la encía puede provocar la formación de las denominadas bolsas periodontales. Estas bolsas se instalan en el espacio entre la encía y el diente destruyendo de manera progresiva el hueso y agravando la enfermedad periodontal. La retirada de tejido gingival ayudará a frenar la infección, reducir o eliminar la bolsa periodontal antes de que la encía se queratinice y remodelar la zona afectada para que no afecte a la estética de la sonrisa.
Colocación de corona dental 3D
Colocación de corona dental 3D

¿Cómo se realiza el alargamiento de corona?

Aparte de los problemas de salud que pueden hacer necesaria una intervención de alargamiento coronario, muchos pacientes se someten a ese tipo de prácticas con el propósito de mejorar la estética de su sonrisa. No en vano, incrementar la longitud de la corona para mitigar los efectos poco atractivos de una sonrisa gingival es una técnica de cirugía periodontal bastante común que no entraña grandes complicaciones.

  • La intervención se lleva a cabo con anestesia local. Con todo, y en función de la cantidad de piezas dentales a tratar o del nivel de ansiedad de cada paciente, es posible administrar un sedante para hacer el procedimiento más cómodo.
  • El odontólogo realizará varias incisiones en el tejido gingival para ir separándolo del diente. Este procedimiento facilita el acceso a la raíz del diente y al hueso adyacente. La encía se recorta ligeramente incrementando así la longitud de la corona, lo que proporciona una sonrisa más atractiva.
  • Si se trata de una intervención estética (gingivectomía), lo normal es que estas incisiones se ejecuten en los dientes delanteros, que son los que quedan visibles al sonreír. En el caso de que el alargamiento coronario responda a un objetivo restaurador, se tratará de hacerlo en las zonas menos expuestas de la dentadura para evitar que el aumento de la superficie dentaria que se muestra se vea descompensada con respecto a otros dientes.
  • La intervención finaliza con la higienización de la zona tratada y la sutura de la incisión realizada en la encía en torno a la pieza dental.

Consejos para la recuperación tras un alargamiento de corona

La recuperación después de una intervención como esta exige paciencia, delicadeza y unas estrictas pautas de higiene. La sutura de las encías no suele prolongarse más allá de una semana y durante este tiempo no se pueden descuidar las rutinas de limpieza de la boca.

El postoperatorio cursa sin dolor cuando se siguen las indicaciones del odontólogo y se mantiene el tratamiento prescrito, dado que como durante los días posteriores a la intervención puede presentarse algo de inflamación y sensibilidad en el tejido gingival, es probable que el especialista recomiende algún fármaco para mitigar las molestias.

Mientras las encías se curan hay que continuar con el cepillado habitual de los dientes extremando las precauciones. Movimientos suaves, cepillos de cerdas blandas y pastas de dientes especiales para los procesos postoperatorios serán más que suficientes para cumplir con las exigencias de limpieza bucal.

Por otro lado, es posible que debido a esta mayor exposición de la superficie del diente los primeros días experimentes cierta incomodidad al masticar, al contacto con determinados alimentos y sus diferentes temperaturas o incluso cuando recibas el aire de la calle en la boca mientras hablas o respiras. Es una reacción normal hasta que te acostumbras a la nueva condición de tu dentadura.

Encías sanas bonita sonrisa

Por lo demás, el procedimiento de alargamiento coronario y la corrección de la sonrisa gingival solo presentan ventajas. Experimentas esa transformación estética al momento y te sientes mejor al hablar y/o sonreír. La intervención no dura más de media hora y los resultados son para toda la vida.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 He leído y acepto la política de privacidad. *

Ir arriba